“¿Pero qué narices pasa con las motos en Valladolid?”

No habrá Pingüinos en 2016 en Valladolid, pero sí Fiesta de la Moto. JUAN POSTIGO

Analizamos las claves y los diferentes protagonistas de la Fiesta de la Moto que se celebrará en Valladolid 8, 9 y 10 de enero, empezando por su nuevo nombre y su organizador, el Ayuntamiento.

Se comenta por las calles, en los bares, en diferentes establecimientos. “¿Qué narices pasa con Pingüinos? ¿Se celebra o no?”. Los más avispados, esos que acostumbran a leer y ver los medios de comunicación, bien lo saben. Y es que hay que ser precisamente de esos, de los que están todo el día encima del tema para haberse enterado bien. El embrollo montado es digno de contarse, pero empecemos por el final. Sí, se va a celebrar Pingüinos, pero no con dicho nombre. ¿Cómo?

 

Sí, sí. Todo se remonta al pasado mes de septiembre, cuando Turismoto, el que hasta ahora –o más bien hasta 2013, año de la última celebración- organizaba todo decidió que por segundo año consecutivo no habría cita. El Ayuntamiento, con el nuevo alcalde Óscar Puente a la cabeza, decidió comenzar a dar pasos por su cuenta, de manera que por motivos de derechos registrados se decidió dar el paso a título propio, con la mencionada Fiesta de la Moto que se celebrará 8, 9 y 10 de enero, en mismas fechas que tocaba Pingüinos.

 

¿Se espera la misma asistencia? Entre las diferentes polémicas que han rodeado al asunto, las confusiones y, para qué vamos a negarlo, que no parece que vaya a ser Pingüinos como tal, es probable que no. Hace poco el propio Ayuntamiento, que se conforma con “mantener viva” la llama de Pingüinos, esperaba que se sobrepasaran los 10.000 moteros. Las cifras más optimistas hablan de 12.000, pero nunca se sabe. Lo cierto es que las preinscripciones por internet ya rondan las 2.000, teniendo en cuenta que gran parte de estas se hacen en los días anteriores.

 

¿Pero quiénes son los protagonistas de esta Fiesta de la Moto que, en cierto modo, dio el pistoletazo de salida el mencionado mes de septiembre? Los analizamos uno por uno.


 

Ayuntamiento de Valladolid: Con el alcalde Óscar Puente a la cabeza, decidió emprender de motu propio una concentración motera que sustituyera a Pingüinos para no perder el beneficio que suponía para la ciudad, de modo que nació la Fiesta de la Moto. La incapacidad de Turismoto de organizar el evento al encontrarse con problemas internos obligó al alcalde a tomar una decisión rápida, que parece que saldrá delante de aquella o aquesta manera. La duda reside en el resultado final, tanto económico como de ambiente y asistentes.

 

Ecologistas: Poco o nada se ha vuelto a hablar de los Ecologistas desde el cruce de opiniones entre Óscar Puente y Mariano Parellada, presidente de Turismoto, en las que el alcalde dijo que se sentía engañado por el segundo. Desde que el Consistorio arrancara la organización de la Fiesta de la Moto, siempre lo ha hecho respetando los pareceres ‘verdes’, con lo que no parece que vaya a haber problemas en esta edición que se celebrará en la Antigua Hípica, camino a Puente Duero, espacio que se ha acondicionado a contrarreloj.

 

Club Turismoto, sector crítico con el tesorero: Con el club organizador de Pingüinos dividido en dos, entre los que apoyaban al actual presidente, Mariano Parellada, y el tesorero, José Manuel Navas –ambos se encuentran con pleitos judiciales-, parecía claro que era imposible organizar el evento. Este sector, el que apoya a Parellada, es el más numeroso dentro de Turismoto e intentó hacer una concentración motera alternativa en Cantalejo, Segovia, los mismos días que iba a tener lugar la Fiesta de la Moto en Valladolid, pero hace pocas fechas el propio Parellada decidió apartarse por “problemas de salud” que se achacaron a las amenazas que había recibido. La cuestión es que una empresa local de Cantalejo ha decidido seguir adelante con esta pequeña concentración sin Parellada, a la que se ha puesto un tope de 3.000 asistentes. Ciertamente, puede quitar algún asistente a la de Valladolid.

 

Turismoto, sector crítico con Parellada: El sector de Turismoto encabezado por José Manuel Navas es más reducido, pero apoya la Fiesta de la Moto de Valladolid, algo que no gustó al otro bando. Pese a que Puente dice que para el año que viene espera recuperar el apoyo de Turismoto para rehacer Pingüinos cuando sus problemas internos estén solucionados, los continuos intercambios de palabras y reproches –hace unos días Parellada hizo pública una dura carta contra el alcalde- lo hace difícil de creer, aunque nunca se sabe.

 

Los comerciantes: Encantados con que se haya decidido sacar adelante algo que les permita incrementar sus ventas, han colaborado en todo momento con el Ayuntamiento para todo lo que se les ha solicitado. De hecho, habrá una Feria de Día por el centro de la ciudad que pondrá el ambiente durante todo el fin de semana.

 

Los moteros: Y por último los verdaderos protagonistas, claro, y los que al final han resultado también víctimas de tanto cambio y tirantez. Por ahora se han apuntado un número cercano a los 2.000 para la Fiesta de la Moto, pero deberían venir muchos más. ¿Quedarán satisfechos con este parche que ha querido poner el Ayuntamiento? La opinión podrá conocerse concluido el evento.

Noticias relacionadas