Pérez Gellida regresa a Valladolid para firmar ejemplares de su nueva obra, 'Dies Irae', segunda entrega de su trilogía

Tras el éxito de 'Memento Mori', la trama se bifurca entre Italia y los Balcanes, con una visión distinta sobre el conflicto en Yugoslavia.

El escritor César Pérez Gellida regresa estos días a su Valladolid natal para firmar ejemplares de su nueva novela, 'Dies Irae', segunda entrega de la trilogía 'Versos, canciones y trocitos de carne' tras el éxito de 'Memento Mori' y en la que la trama pasa de Valladolid a bifurcarse entre Trieste (Italia) y los Balcanes.

 

Se trata de la primera presentación oficial de la novela, que salió el miércoles a la venta y que en Valladolid "ya se ha agotado en varias librerías", según ha asegurado el propio autor en declaraciones recogidas por Europa Press.

 

Así, este jueves celebrará una fiesta de presentación en el Zero Café, mientras que el viernes tendrá lugar una sesión de firma en Librería Oletvm a partir de las 18.30 horas, tras lo que continuará la gira de promoción con un acto la semana próxima en Madrid.

 

En 'Dies Irae', la trama se bifurca entre las andanzas del protagonista y asesino en serie Augusto Ledesma, ahora en Trieste, y la mayor presencia del psicólogo criminalista y exespía Armando Lopategui, 'Carapocha', que sirve al autor para reflexionar sobre la Guerra de los Balcanes y los crímenes que en ella se cometieron.

 

Pérez Gellida ha explicado que frente a la visión "tradicional" de que en este conflicto los serbios "eran los malos"; los croatas, "los valientes", y los bosnios, "las víctimas", trata de reflejar que "todos cometieron crímenes y todos fueron fratricidas y genocidas".

 

A diferencia de 'Memento Mori', la trama abandona Valladolid, aunque sigue apareciendo en cinco capítulos cortos que enlazan con el personaje del inspector del grupo de homicidios de Valladolid Ramiro Sancho, persecutor en la primera de Augusto Ledesma.

 

En este enclave situado al norte del Adriático y junto a la península balcánica de Istria se retoma la "obra" de Augusto Ledesma, con la novedad de que, a diferencia de 'Memento Mori' que cuenta en su totalidad con un narrador omnisciente, los capítulos de la trama centrados en el joven vallisoletano están relatados en primera persona, con lo que Pérez Gellida trata de "acercar mucho más la cámara al lector" y además diferenciar estas partes de las del resto de personajes con el "peculiar léxico" de Ledesma.

 

Para ello, ha contado con la ayuda de un psicólogo que lo ha ayudado a "profundizar" en la mente de un sociópata, pese a que el autor ya realizó un "importante" trabajo de documentación e investigación durante la redacción de 'Memento Mori'.

 

BÚSQUEDA EN BELGRADO

 

La otra gran parte de la trama de 'Dies Irae' --día de la ira-- se desarrolla en Belgrado y está protagonizada por el exespía de la KGB y la Stasi 'Carapocha' y su hija Erika Lopategui, que tratan de averiguar las causas de la desaparición de su pareja y madre en el transcurso de la Guerra de los Balcanes.

 

Lopategui tiene un extenso pasado como espía que ya se esboza en la primera novela y que en 'Dies Irae' le retrotrae a los años 90, cuando fue uno de los "técnicos" enviados por la KGB a la Guerra de los Balcanes con el fin de asesorar al servicio secreto del recién creado Estado serbio, la BIA.

 

Precisamente, la relación entre Ledesma y 'Carapocha' --Orestes y Pílades en sus contactos telefónicos y cibernéticos-- cuenta con varios capítulos intercalados que se desarrollan en los escenarios que compartieron en el pasado --Nueva York, Berlín y el restaurante 'Milagros' de Sopelana (Vizcaya)--. Con ello, el autor da explicación a "muchas incógnitas y preguntas que quedan sin resolver" en 'Memento Mori'.

 

Con este traslado a los Balcanes, el escenario de la novela permite a Pérez Gellida profundizar en el conflicto bélico que mantuvieron serbios, bosnios y croatas en la primera mitad de la década de los 90. El autor ha matizado que, por su formación como licenciado en Geografía e Historia ha estado siempre muy interesado por esta contienda, que "dejó muy marcados" a los jóvenes de su generación.

 

Los nuevos escenarios traen también nuevos personajes, como la inspectora de policía de Trieste Gracia Galo y el experto informático serbio, colaborador de 'Carapocha', Goran Jercic.

 

Lo que pervive, en cambio, es el constante fondo musical, que hizo que 'Memento Mori' pudiera ser considerada una 'novela con banda sonora'. Así, el ritmo de la trama se acompasa con la música que escucha el propio Augusto Ledesma y que invitan al lector a acompañar la lectura con los temas de Vetusta Morla --cuyas canciones dan título a algún capítulo-- REM, Rammstein, Placebo, Muse, Iván Ferreiro o Love of lesbian y con la incorporación de piezas de música clásica.

 

'Dies Irae' lleva el sello de la editorial Suma de Letras, perteneciente a Prisa Ediciones y, al igual que 'Memento Mori' está prologada por un conocido personaje ligado a la compañía. Si en esa ocasión fue el exfutbolista y presentador Michael Robinson, en el segundo capítulo de la trilogía la apertura corresponde al reportero Jon Sistiaga, quien trabajó como corresponsal de guerra en el conflicto de Kosovo, epílogo de la Guerra de los Balcanes, en 1999.

 

 En cuanto al resultado de su primera novela, Pérez Gellida ha reconocido que las ventas "superaron a las expectativas" que la editorial tenía para un escritor novel, aunque ha admitido que la repercusión económica "no fue tan exitosa". No obstante, ha bromeado con el hecho de que las ventas alcanzadas sí le permiten "tomar un café".