Pérez Andrés: “En la radio podemos poner colores a las palabras, porque el micrófono es un pincel”

Durante más de dos décadas Javier Pérez Andrés ha llevado a la radio su pasión por la gastronomía, la naturaleza, el turismo rural y la etnografía... Defiende que la Comunidad es un gran diccionario para cualquier periodista.

LA RÁFAGA: 

 

Un sonido: “El que más me apasiona y que aparece en un momento importante del programa es una entradilla con una dulzaina”.

 

Un momento: “Un momento simpático fue cuando el día que un colaborador subió al Espigüete en directo. Nosotros lo vamos contando y cuando llega arriba y le preguntamos qué ve, nos dice que nada porque se ha nublado, se ha echado la niebla encima”.

 

Qué noticia le hubiera gustado contar: “Me hubiera gustado estar con el micrófono un día cualquiera, en un mes cualquiera, de un año cualquiera, en cualquier ramal del Canal de Castilla para contar lo qué sucedía allí”.

 

Una anécdota: “El día que interpretamos la Guerra de los Mundos de Orson Welles en nuestro programa. No con la invasión alienígena, si no simulando que pasaba algo raro en el edificio. Conseguimos poner muy nerviosos a los oyentes y algunos se lo creyeron”.

 

La radio en una palabra: “La voz sin mentiras”

No hay lugar de Castilla y León que no haya visitado. Personaje al que no haya entrevistado, fiesta que no haya narrado, plato gastronómico que no haya cantado, vino que no haya analizado, leyenda que no haya contado o monumento que no haya descrito. Durante más de veinte años, Javier Pérez Andrés ha inundado los micrófonos de varias cadenas con su desbordante personalidad, con su incontrolable pasión, con su amplia experiencia en el mundo de la agroalimentación, el turismo, la etnografía y etnología, el desarrollo rural….

 

“Solo una buena dosis de pasión ayuda a describir. Podemos ponerle colores a las palabras porque el micrófono es un pincel”. Apasionado de la crónica viajera, defensor a ultranza de esta Comunidad, Pérez Andrés apuesta por este tipo de periodismo, por este tipo de información y programas donde cabe todo. “Creo que nuestro gran secreto es la policromía que imprimimos a nuestro producto”, añade.

 

“La rapidez, el cambio de noticias, de contenidos, de personajes es trepidante y es lo que gusta a nuestro oyente. Igual estamos en las Médulas que, a continuación, entrevistamos a un paisano que toca la guitarra  mientras cuida el rebaño, subimos al Moncayo, bajamos a una bodega en Pajares de los Oteros…”, dice con la misma pasión que imprime a su programa en Es Radio, El Picaporte (antes La Palestra y el Arcón).

 

Durante más de dos décadas acude fiel a su cita cada sábado por la mañana. “La radio ha formado parte importante de mi vida profesional, pero también personal. Trabajar todos los fines de semana me ha impedido muchos acontecimientos familiares”. Un estilo directo, con una buena carga de análisis y opinión, junto a voces conocidas como Asun Solís o el profesor Barahona; así es la radio de Javier Pérez Andrés.

 

 

Enamorado de Castilla y León, “esta región es un diccionario para cualquier periodista”, Pérez Andrés dice que con poner un dedo en cualquier lugar del mapa de Castilla y León, “descubriremos un maremágnum de información de naturaleza, patrimonio, leyendas, historia, patrimonio, personajes, fiestas, arte, cultivos, gastronomía, arqueología… Es desbordante”.

 

Cree que la Comunidad “es un gran mosaico de teselas multicolores absolutamente diferentes”. “Y es que nada tiene que ver Aguilar de Campoo  con Puebla de Sanabria; Santa Cruz de Cuérragos con Ágreda, o Arenas de San Pedro con Cuéllar. Y sin embargo, todos forman parte de un denominador común que es Castilla y León. Nuestro programa es un poco de todo, un reflejo de lo que es nuestra región”, concluye.

 

Veinte años amando una profesión, un territorio, una forma de vida... Y dice que aún le quedan miles de cosas por contar. Increíble. Javier Pérez Andrés. Genio, figura...y pasión.