Perder más o menos peso, ¿de qué depende?

Es de todos conocido que hay gente capaz de perder peso con facilidad, mientras que a otras personas les cuesta mucho bajar unos kilos tras meses haciendo dieta estricta. Conocer el motivo por el que unas personas tienen esa capacidad ha sido el objetivo de investigadores del los Institutos Nacionales de Salud (NIH, por sus siglas en ingles) de Estados Unidos.

 

Así, por primera vez en un laboratorio, han encontrado la evidencia que apoya la creencia común de que las personas con ciertas fisiologías pierden menos peso que otros cuando limitan las calorías, tal y como se detalla en una artículo que se publica este lunes en 'Diabetes'.

 

Investigadores de la Subdivisión de Investigación Clínica y Epidemiológica Phoenix (PECRB, por sus siglas en inglés), parte del Instituto Nacional de Diabetes y Enfermedades Digestivas y Renales (NIDDK, por sus siglas en inglés) del NIH, analizaron a 12 hombres y mujeres con la obesidad en una instalación de unidad metabólica.

 

Mediante el uso de un calorímetro indirecto en toda la habitación --que permite calcular el gasto de energía sobre la base de muestras de aire-- los científicos tomaron mediciones iniciales del gasto de energía de los participantes en respuesta a un día de ayuno, seguido de una fase de hospitalización de los pacientes durante seis semanas con una reducción del 50 por ciento de las calorías.

 

Tras considerar la edad, el sexo, la raza y el peso inicial, los expertos encontraron que las personas que perdieron menos peso durante el periodo de reducción de calorías eran aquellas cuyo metabolismo disminuyó más durante el ayuno. Esas personas tienen lo que los investigadores llaman un metabolismo 'ahorrativo', en comparación con un metabolismo 'derrochador', en el caso de los que perdieron más peso y cuyo metabolismo disminuyó lo más mínimo.

 

"Cuando las personas que son obesas reducen la cantidad de alimentos que consumen, las respuestas metabólicas varían mucho, con un metabolismo 'ahorrativo' posiblemente contribuyendo a una menor pérdida de peso", señala la autora del estudio Susanne Votruba, investigadora clínica en PECRB.

 

Aunque los factores de comportamiento, como la adherencia a la dieta, afectan a la pérdida de peso en cierta medida, "el estudio sugiere que deberíamos considerar un panorama más amplio que incluya la fisiología individual y que la pérdida de peso es una situación en la que ser ahorrativo no cunde", añade.

 

¿UNA 'VENTAJA' INNATA?

 

Los investigadores no saben si las diferencias biológicas son innatas o se desarrollan con el tiempo, por lo que consideran que se necesitan más análisis para determinar si se pueden utilizar las respuestas individuales a la reducción de calorías para prevenir el aumento de peso.

 

"Los resultados corroboran la idea de que algunas personas que son obesas pueden tener que trabajar más duro para bajar de peso debido a las diferencias metabólicas", subraya otro de los investigadores del trabajo, Martin Reinhardt, también de PECRB. "La dieta equilibrada y la actividad física regular durante un largo periodo puede ser muy eficaz para la pérdida de peso", añade esta experta.

 

Más de un tercio de los adultos estadounidenses son obesos. Las complicaciones de la obesidad pueden incluir enfermedades del corazón, diabetes tipo 2 y ciertos tipos de cáncer, algunas de las principales causas de muerte evitables. "Lo que hemos aprendido de este estudio algún día podría permitir un enfoque más personalizado para ayudar a las personas obesas a alcanzar un peso saludable", confía el director del NIDDK Griffin P. Rodgers.