Pepe Pozas, “intensidad” para un Baloncesto Valladolid necesitado

Ricard Casas y Pepe Pozas, durante la presentación. JUAN POSTIGO

El base de 21 años, que firma hasta final de temporada con opción a otra, asegura en su presentación que “la intensidad es una de sus mejores virtudes sobre el campo”.

Contra la falta de calidad, trabajo, pese a que la situación se antoje desesperada. Ese fue el mensaje que quisieron transmitir el entrenador del Baloncesto Valladolid, Ricard Casas, y la última incorporación del club morado, el joven base de 21 años procedente del Unicaja Clínicas Rincón, José ‘Pepe’ Pozas.

 

El malagueño ha firmado así hasta final de temporada con opción a continuar la siguiente, y al parecer tiene muy claro cuál es su cometido. “La intensidad es una de mis bases. Para la defensa y para el contraataque, es lo que se pide a un chico de mi edad, intensidad en estos aspectos y dar el 100%. También intentaré dar dirección, dada mi posición, y adaptarme a mis compañeros cuanto antes”. Aspecto con el que coincidió Casas, quien ya conoce al jugador tras coincidir en las categorías inferiores de la Selección.

 

“Estamos contentos porque es un jugador de los que buscamos, con energía, con juventud, y con proyecto personal. Pepe nos va a ayudar a positivizar el equipo, a darle energía, físico y dirección, un aspecto que ya sabéis que tenemos bastante débil”, dijo el técnico, además de agradecer a Unicaja las facilidades en el fichaje.

 

Pozas quiso mostrarse optimista para su desembarco en Pisuerga. “Es una oportunidad que no se suele dar mucho, la tengo que aprovechar. La dinámica del equipo he visto que es parecida a la de Clínicas Rincón, gente joven con ganas. Espero que salga bien y pueda aportar”. Y es que se trata de la primera aventura del base lejos de su Málaga natal.

 

Ante la pregunta de cómo aprovecha esa intensidad sobre el campo, Pozas se mostró claro. “Tengo buen tiro, creo sobre todo que puedo sacar ventaja para mi compañero y si no puedo sacar una buena penetración, al menos sacar sí un buen lanzamiento. Todo eso puede venir desde esa intensidad, esa defensa atrás que decía antes”.

 

Pasando a temas de actualidad, más que lo deportivo, era inevitable que saltará la cuestión del estado del vestuario después de la complicada y dura derrota del pasado sábado ante Estudiantes. “Por dentro no es lo que parece desde fuera. Lo veía sin ganas, pero ayer [por este jueves] cuando entrené por primera vez, me di cuenta de todo lo contrario. Es gente comprometida con sus compañeros, y eso es bueno, que tengan responsabilidad entre ellos mismos. Además la dinámica de trabajo no es mala”.

 

¿Puede el Baloncesto Valladolid salvarse de aquí a final de temporada? “Los partidos hay que jugarlos, nunca se sabe si vas a ganar o perder, hay que ir partido a partido e incluso entrenamiento a entrenamiento. Ya que quizá los jugadores no sean de tanta calidad, al menos hay que cubrirlo con sesiones extra de trabajo”, concluyó. 

Noticias relacionadas