Pedro Sánchez, en Valladolid sobre las elecciones: “El futuro no está escrito”

El secretario general del PSOE ha visitado este lunes Valladolid para prestar su apoyo a Óscar Puente y a Luis Tudanca en un acto ante unas 1.500 personas.

Una plaza de Alberto Fernández en Valladolid a rebosar, ante unas 1.500 personas, y un ambiente plagado de socialismo. El secretario general del PSOE, Pedro Sánchez, no necesitaba más este lunes para crecerse y hacer dudar de las encuestas electorales, que dicen que el partido del puño y de la rosa obtendrá unos discretos resultados en Castilla y León en las próximas elecciones autonómicas del 24 de mayo.

 

“El futuro no está escrito, y nadie dice que Juan Vicente Herrera y León de la Riva vayan a ser elegidos”, comenzó Sánchez, en plena gira por toda la Comunidad para apoyar a los respectivos candidatos. Esta tarde era el turno de Luis Tudanca y Óscar Puente, de manera que se había escogido de manera estratégica el barrio obrero de La Rondilla.

 

“Nosotros somos un partido de ganadores, pero debemos de tener ganas de ganar al paro, a la corrupción, en definitiva, tener ganas de ganar a la derecha. Solo así lo conseguiremos”, siguió el secretario general socialista, ante un público entregado y ante la oposición de un calor de más de treinta grados en la plaza vallisoletana.

 

Quiso Sánchez así tender un cable a sus compañeros de partido, pero también barrer para casa a nivel nacional. “A mí siempre me han hablado de un pacto entre generaciones, en el que los mayores tengan una pensión digna y nuestro hijos un mejor futuro. A día de hoy lo que tenemos es un Gobierno hostil que tan solo recorta derechos”.

 

Fue entonces cuando tiró de repertorio. “Gracias al PSOE se instauró la sanidad pública universal, la ley de interrupción voluntaria del embarazo, la unión entre presonas del mismo sexo, ¡hasta el fin de ETA tiene las siglas del PSOE!”, explicó Sánchez, antes de acusar a Juan Vicente Herrera de “haber hecho de todo” durante el Gobierno del PP.

 

El máximo dirigente del PSOE prosiguió el mitin, mientras el sol comenzaba a ponerse lentamente en Valladolid para agrado de unos acalorados presentes, asegurando que si él llega al poder en las elecciones generales de noviembre se hará pública la llamada ‘lista de la vergüenza’ con los amnistiados del PP, una vieja petición socialista. Pero no fue lo único que adelantó.

 

Y es que ahora, en momento de elecciones, toca prometer todo lo incluido en el programa. En el caso del PSOE, una ley de igualdad salarial, la abolición de la reforma laboral, “que tanto daño a hecho a España”, y que no se subirá ni un solo céntimo de impuestos a la clase media trabajadora, además de la desaparición del copago farmacéutico que, en todo caso, no se aplica en Castilla y León. A la espera de las elecciones autonómicas y locales del 24 de mayo, Pedro Sánchez ya parece haber cumplido su función en Castilla y León.

Noticias relacionadas