Pedro Sánchez: "El PSOE nunca va a reconocer la ruptura de la soberanía, nunca es nunca"

El secretario general del PSOE, Pedro Sánchez, y el canidato Miquel Iceta

Defiende que sólo un Gobierno socialista en la Moncloa puede resolver la crisis política de Cataluña.

El secretario general del PSOE, Pedro Sánchez, ha dejado claro este viernes que no comparte la posición de su compañero Odón Elorza, que propone una "ley de claridad" a la canadiense para que Cataluña pueda celebrar algún tipo de referéndum consultivo: "El PSOE nunca va a estar en reconocer la ruptura de la soberanía nacional, nunca es nunca".


Sánchez se ha mostrado así de tajante en declaraciones a la Cadena Ser, recogidas por Europa Press, en las que ha dado "un no al planteamiento de Elorza y un sí a la reforma constitucional". A su juicio, "dentro de la legalidad y de la Constitución hay mecanismos para resolver el problema desde la política" y así lo reconoció el propio Tribunal Constitucional hace unos años.

Por eso, ha insistido en resolver el problema con una reforma constitucional, convencido de que los constituyentes fueron "lo suficientemente inteligentes y hábiles" para incluir mecanismos de solución.

En el último día de la campaña catalana, Sánchez ha pedido a los no independentistas que apuesten "por una vía reformista que permita la regeneración de España y un mejor encaje de Cataluña", subrayando que cuanta más fuerza obtengan los socialistas el día 27 más opciones tendrán de abrir un tiempo de solución política al día siguiente. En todo caso, ha defendido que "sólo un Gobierno socialista en la Moncloa puede resolver esta crisis política".

ESPAÑA "DEJARÍA DE SER LO QUE ES"

De hecho, ha acusado al presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, de haber "mirado para otro lado", pensando que el problema es sólo de los catalanes, cuando en realidad si Cataluña se independizase toda España, "una nación de 500 años, dejaría de ser lo que es".

Sánchez le ha afeado que durante cuatro años Rajoy sólo haya respondido a la crisis diciendo que "hay que respetar la ley" cuando, a su juicio, además de respetar la ley y la Constitución hay que abrir un proceso de diálogo y de negociación.

A su modo de ver, el problema político en Cataluña "tiene que ver con el malestar de la democracia y con la vocación de autogobierno" y ha subrayado que los socialistas quieren "una Cataluña mejor, europea, dentro de una España unida".

Sánchez ha negado la acusación que le lanzan tanto los "rupturistas" como los "inmovilistas" de no concretar su propuesta de reforma constitucional, recordándoles que ésta se plasma en la Declaración de Granada de 2013 y resumiéndola en tres puntos.

El primero es que la soberanía reside en el pueblo español y no puede fracturarse, el segundo es la igualdad de los ciudadanos en el acceso a los servicios públicos y el tercero es reconocer las singularidades, sin que eso implique desigualdad.

Sánchez ha admitido que la solución que él propone es "compleja" pero considera que es la "única solución política valiente" frente "al no de Rajoy y el no de Mas" y que puede "garantizar la convivencia durante otros 35 años".