Pau Gasol, homenajeado en su vuelta al Staples Center de Los Ángeles

Gasol, en su primera visita 'de rojo' a los Lakers

Pau Gasol fue homenajeado en su vuelta al Staples Center de Los Angeles, la que fuera su casa durante seis años y medio, en el partido que disputaron Los Angeles Lakers y Chicago Bulls y que terminó con victoria local después de dos prórrogas (118-123), con 20 puntos y 10 rebotes del catalán.

"Estoy como en casa. Encantado de estar aquí con muchas memorias y momentos que vienen a mi cabeza, aunque sea una visita breve. Me encantaría poder quedarme más días, pero tendrá que ser después de la temporada. Será estupendo jugar en el Staples y algo raro el jugar con otro uniforme. Al mismo tiempo estoy deseando que llegue y espero disfrutarlo", afirmó antes del encuentro Pau Gasol en declaraciones recogidas publicadas en la web de ESPN.

Antes de comenzar el partido, el internacional español recibió un homenaje que no tuvo cuando abandonó la franquicia. El último encuentro del pívot de Sant Boi en el pabellón de los Lakers fue hace 10 meses, el 1 de abril del año pasado, ante Portland Trail Blazers. Fue el último partido de Pau Gasol allí en la temporada por culpa de sus problemas con vértigos. Por aquella razón se perdió 12 de los últimos 13 juegos de la campaña pasada.

No hubo despedida en aquel momento, algo que sí sucedió este jueves. El mero hecho de que el 'speaker' anunciara su nombre durante la presentación de los titulares de los equipos antes de que comenzara el partido, provocó una ovación de gala. Poco después, la organización emitió un vídeo en la pantalla gigante con algunos momentos memorables del jugador.

Entonces llegó el momento más emotivo. De nuevo sonó el nombre de Pau, pero esta vez para presentarle en sociedad con las credenciales que logró en los Lakers. Dos anillos de campeón, 429 partidos, 7.610 puntos, 15.326 326 minutos, 4.240 rebotes, 1.508 asistencias y 607 tapones que hicieron que su regreso fuera muy especial.

Estaba previsto que Kobe Bryant formara parte del acto homenaje a su excompañero y 'hermano', como ambos se definen. El escolta acudió al Staples pero finalmente no intervino en el acto, informó 'ESPN.com'. Lo que sí hizo fue saludar a Gasol en privado antes de marcharse antes de que comenzara el partido.

Los aplausos no se quedaron ahí y las canastas que hacía el español también fueron celebradas por un sector de la hinchada. El sentimiento es recíproco y el cariño que los fans le demostraron a Pau es el mismo que él siente por la franquicia.

"Los Lakers tienen un lugar grande, un lugar importante. Para mí ha sido mi equipo, mi familia y mi vida durante algunos años. He vivido los momentos más dulces de mi carrera como jugador de la NBA. He vivido cosas inolvidables y maravillosas, momentos también difíciles así que es una etapa que queda ahí. La valoro mucho porque me ha hecho crecer como jugador y como persona, y ahora a vivir otra etapa diferente", concluyó.