Patxi López no permitirá que el cierre de ETA "envenene el debate y sea excusa para reeditar uniones soberanistas"

Dice al lehendakari que "los pocos más de 500 presos de ETA no pueden ocupar más tiempo y atención que los más de 177.000 parados"


BILBAO, 16 (EUROPA PRESS)

El secretario general del PSE-EE, Patxi López, ha asegurado que no permitirá que, una vez "derrotada ETA", el cierre del terrorismo "envenene el debate y sea excusa para reeditar uniones soberanistas". Por ello, ha pedido al Gobierno de PP y a PNV a que "no caigan en las trampas de Sortu" y se paren "los despropósitos" que se han vivido en Euskadi en las últimas semanas.

Tras reclamar "responsabilidad" y búsqueda de consensos a los Ejecutivos vasco y central en el ciclo del fin de ETA, se ha dirigido al lehendakari, Iñigo Urkullu, para asegurar que "los pocos más de 500 presos de ETA no nos pueden ocupar más tiempo y atención que los más de 177.000 parados" de la Comunidad Autónoma Vasca.

En una comparecencia ante los medios de comunicación celebrada en Bilbao, López ha remarcado "la sucesión de despropósitos" que han ocurrido en las últimas fechas y ha considerado "urgente para esta escalada" introducir "cordura y sensatez en el debate político, y recobrar el rumbo perdido".

A su juicio, todo ello ha puesto "en evidencia la capacidad de la política, cuando se ejerce mal, para generar problemas donde no los había y tensionar la sociedad hasta extremos inaceptables".

En este contexto, ha destacado "el aprovechamiento que el mundo de Sortu sigue haciendo del tema de los presos, que es un problema fundamentalmente suyo que quiere trasladarnos a los demás". Además, ha criticado la operación policial "chapucera" contra los interlocutores del EPPK, impulsada por el Ministerio del Interior "con afán propagandístico, desde una política partidaria y no desde una política de Estado.

Además, ha recordado que una manifestación por los derechos fue prohibida y, después, fue "rescatada por un PNV que, por miedo a enfrentarse al nacionalismo extremo y renunciando a mantener la exigencia con EH Bildu, acabó acompañando en su exhibición, ofreciendo una imagen nada airosa de un partido de gobierno y de varios cargos institucionales marchando, codo con codo, con expresos terroristas".

También ha lamentado que, "como colofón a todo esto", este miércoles se produjo "un bronco debate" en el Parlamento vasco, en torno al operativo de la Guardia Civil, que "reprodujo por enésima vez, la disputa frentista en torno a los presos, el dichoso conflicto y ETA, ante una ciudadanía que asiste con hastío a un debate político cada día más alejado de sus problemas". "No podemos seguir en esa dinámica perversa", ha aseverado.

El líder del PSE-EE ha destacado que el PP y el Gobierno de España "no pueden estar permanentemente atenazados e intentando contentar a las expresiones de la derecha más extrema". "A él le corresponde hacer una gestión inteligente y con visión de Estado del final del terrorismo que logre acabar con los últimos rescoldos de la banda sin alimentar el victimismo de la antigua Batasuna", ha indicado, para considerar que ésta no debe "rentabilizar el final de ETA"..

A su juicio, el PP "tiene que creerse, de una vez, que hemos ganado a ETA y que lo hemos hecho sin que el Estado haya cedido a ninguna de sus pretensiones". "La foto de Durango de un grupo de expresos mayores aceptando a regañadientes la legalidad penitenciaria es la más clara imagen del fracaso de la estrategia terrorista", ha apuntado.

En esta línea, ha precisado que "la paz era esto, que dejasen de matarnos y de extorsionar". "Y, a partir de esto, hay que actuar con cordura y sin perder la firmeza, para cerrar definitivamente el ciclo del terrorismo y asentar la verdadera concordia ciudadana", ha subrayado.

Por ello, ha pedido al Ejecutivo de Rajoy que "recupere los consensos necesarios con las fuerzas políticas de este país, tiene que buscar sintonías y políticas compartidas con el Gobierno vasco, apostar, con la Ley en la mano, por una política penitenciaria diferente" y dejar de hacer "política partidaria con la política antiterrorista y la convivencia".

También le ha reclamado "inteligencia y altura de miras para no caer en las permanentes trampas de Sortu", porque los demás no deben "resolver sus problemas, ni asumir su relato y estrategia como ha sucedido con la manifestación de Bilbao".

500 PRESOS Y 177.000 PARADOS

"Los pocos más de 500 presos de ETA no nos pueden ocupar más tiempo y atención que los más de 177.000 parados que tenemos en Euskadi, y lo deben entender especialmente el PNV y Gobierno vasco", ha subrayado.

En este sentido, ha considerado que éstos "demuestran tener más urgencia en atender a este tema que a otras cuestiones como los planes de empleo o de recuperación económica".

López ha indicado que, en cuanto al final de ETA, el lehendakari "tiene que propiciar la máxima unidad y consenso para facilitar que todos juntos gestionemos de forma inteligente el fin de ETA". "Tiene que ser exigente con el itinerario democrático que todavía le queda por recorrer a Sortu", ha indicado.

SUMA DE FUERZAS

En su opinión, hay que avanzar hacia "la suma" de fuerzas políticas y no "recrear políticas de frentes". Por ello, ha señalado que la imagen de la manifestación en Bilbao "ayuda poco a fortalecer la confianza" que los socialistas pusieron en el PNV cuando firmaron el 'pacto de país'.

Tras recordar que el PNV ha aseverado que esto ha sido "excepcional y no se va repetir, pese a la invitaciones de Bildu-Sortu", ha afirmado que quiere creerle , pero ha advertido de que el PSE-EE "no permitirá que, una vez que se ha conseguido lo más difícil, derrotar a ETA, la cuestión del cierre del terrorismo envenene el debate político y sea la excusa para reeditar uniones soberanistas que fracturen a la sociedad y dinamiten la convivencia".

Por ello, ha realizado un triple llamamiento: al Gobierno de España para que actúe con inteligencia y visión de Estado, "sin partidismo y sin dar alas al victimismo de Sortu"; al PNV para que "su miedo a enfrentarse a Batasuna no le haga perder la necesaria firmeza en los principios éticos y democráticos"; y al lehendakari "para que lidere una verdadera política de convivencia ciudadana en este país". "El PSE-EE se compromete a trabajar en esta dirección y a tender los puentes necesarios para hacerlo posible", ha aseverado.

López ha emplazado al PNV a que "no vuelva a caer en las trampas" de Sortu y ha señalado que lo importante es "asentar la convivencia", teniendo en cuenta "los principios básicos" para construir "un relato veraz que no diluya las responsabilidades de lo sucedido en este país, justicia, respeto con las víctimas y lo que significan la democracia y sus leyes".

Además, ha rechazado que vaya a solicitar una reunión con Mariano Rajoy para hablar sobre todas estas cuestiones. "No se trata tanto de pedir reuniones públicamente, sino tener encuentros discretos para que esto sea así y para buscar el máximo consenso entre las fuerzas democráticas", ha aseverado, para precisar que debe producirse mediante encuentros discretos.

PONENCIA DE PAZ

El secretario general del PSE-EE se ha referido al hecho de que este jueves el portavoz parlamentario del PNV, Joseba Egibar, haya afirmado que darán "un tiempo" al PP y PSE para que se incorporen a la ponencia de paz y, si no, ésta "avanzará" con la participación solo de la formación jeltzale y EH Bildu.

En esta línea, el líder de los socialsitas ha apelado a "dejar de confundir lo fundamental y lo accesorio" porque "la ponencia es un instrumento y, por lo tanto, lo accesorio", mientras que "lo fundamental es los principios en los que se inspira".

"Y los principios, con el mundo de Sortu en las posiciones que está hoy, no están garantizados para que esa ponencia tenga el recorrido y el resultado que debe tener. El PNV debería preocuparse más por esos principios democráticos, eso que hemos llamado 'el suelo ético', y no dar alas a otro tipo de aventuras", ha apuntado.