Pastor recuerda a Portugal el compromiso por la conexión ferroviaria Aveiro-Salamanca-Medina

La ministra de Fomento, Ana Pastor.

La ministra pone sobre la mesa en un foro logístico de ámbito ibérico el acuerdo entre España y Portugal para desarollar el corredor ferroviario de altas prestaciones para mercancías que convierte a Castilla y León en enclave privilegiado.

A escasas semanas de la celebración de una nueva cumbre hispano-lusa, y con Portugal todavía sin anunciar oficialmente en qué infraestructuras se volcará en los próximos años, la ministra de Fomento, Ana Pastor, ha recordado al Gobierno luso la existencia de un acuerdo entre ambos países para desarrollar el tren Aveiro-Salamanca-Medina-Irún. Una conexión que forma parte del eje atlántico, que convierte a Castilla y León en privilegiado punto de paso, y sobre cuya prioridad no se ha manifestado todavía el país vecino, pero que recibe de nuevo el apoyo expreso de Pastor.

 

Aprovechando el Foro Ibérico Logístico, organizado por la Cámara Hispano Portuguesa, el Ministerio de Fomento de España y el Ministerio de Economía Portugal, la ministra española ha expresado su compromiso total con esta conexión ferroviaria, algo que se ha evidenciado con las recientes inversiones. Sin embargo, hace falta que Portugal confirme que invertirá en su lado de la conexión, el tramo entre Aveiro y Fuentes de Oñoro que conectaría los puertos de Aveiro y Leixôes con esta línea. Así, la conexión por Castilla y León sería fundamental para la salida de mercancías desde Europa y la entrada desde América no solo de estos dos puertos, dos de los más importantes de la fachada atlántica, sino también para el resto de los del Norte de Portugal, Galicia o Cantabria.

 

La ministra de Fomento destacó que las relaciones económicas, sociales y de todo tipo entre España y Portugal pasan "por el mejor momento de la historia" e hizo hincapié en la necesidad de "ir en la misma dirección", ya que la Península Ibérica constituye un importante "nudo de comunicaciones" como "puente natural hacia América Latina" y "puerta de entrada hacia el Norte de África"En lo que respecta a la interconexión ferroviarias de pasajeros y mercancías entre Castilla y León y Portugal , la ministra señaló que los gobiernos de España y Portugal se han comprometido "a dotar al corredor Salamanca-Aveiro-Irún de condiciones para el transporte de mercancías de alta capacidad".

 

“En España ya hemos comenzado, avanzando en la electrificación entre Medina del Campo, Salamanca y la frontera portuguesa" y en mayo de 2013 "ya adjudicamos la electrificación del tramo Medina del Campo-Salamanca y también las subestaciones de tracción eléctrica necesarias y los cuatro centros de transformación para suministrar energía eléctrica".

 

Esta inversión necesita de continuidad en el lado portugués, pero el Gobierno luso no se ha decantado todavía. El Ejecutivo de Passos Coelho tiene sobre la mesa un informe de expertos que recomiendan invertir de manera prioritaria tanto en los puertos de Aveiro y Leixôes como en la línea Aveiro-Fuentes de Oñoro, pero en la lista de prioridades está también el puerto de Sines y la salida ferroviaria por Extremadura y Madrid, en la que España también trabaja, pero que podría tener trato de favor por parte de Portugal y dejar si salida la conexión ferroviaria por Castilla y León. Ambas tendrían, además, financiación europea. El problema es la prioridad que marque Portugal, que podría no estar en condiciones de asumir las dos inversiones al tiempo y podría postergar una de ellas.

 

 

LA 'COMPETENCIA' DE EXTREMADURA

 

De la conexión Madrid-Lisboa, Pastor apunta que España está avanzando en Extremadura con el objetivo de poner en servicio en 2015 un tramo de 164 kilómetros de la nueva infraestructura Plasencia-Cáceres-Mérida-Badajoz, tanto para pasajeros como para mercancías. Pastor ha subrayado que casi todo este trayecto está en ejecución, con lo que la apuesta de España es clara, y falta por ver la de Portugal.

 

En el último Consejo de Adif Alta Velocidad del mes de marzo, se aprobó una inversión global de 55,5 millones de euros para la conexión de Extremadura a la red ferroviaria de alta velocidad. Las actuaciones más destacadas corresponden a la adjudicación, por valor conjunto de 48,6 millones de euros, de las obras de plataforma de los tramos Estación de Plasencia, Estación de Plasencia-Arroyo de la Charca y Arroyo de la Charca-Grimaldo.

 

Esto convierte a esta conexión en la principal rival del Aveiro-Salamanca, no en el Ministerio de Fomento de España, sino en el de Economía de Portugal, cuyo secretario de estado de Transportes, Sérgio Monteiro, debe definir los planes de inversión. Desde Extremadura, su gobierno regional considera que se están dando pasos muy decididos para que la comunidad sea un punto importante de entrada de mercancías procedentes de Europa.

 

Su consejero de Fomento ha afirmado, según recogen varios medios, que la entrada de mercancías se prevé a través de los puertos portugueses de Sines y Lisboa y circularán por la comunidad extremeña en una línea ferroviaria mixta, de mercancías y pasajeros. Por el tramo de esta línea mixta que se está construyendo entre Plasencia y Badajoz, ha añadido, circularán trenes "de altas prestaciones, con 750 metros de longitud y que alcanzarán los 200 kilómetros por hora".

 

En referencia a Portugal, ha destacado que es muy importante que el Gobierno vecino de importancia a esta plataforma y ha anticipado que se reunirá con el embajador portugués para contarle cómo es el proyecto que va a impulsar el Gobierno extremeño, que contempla 25 millones de euros en su primera fase.