Parque Alameda y Parquesol estrenarán nuevos espacios caninos dentro de tres meses

Espacio canino en la zona de la Rosaleda, en pleno centro de Valladolid. JUAN POSTIGO

El Ayuntamiento de Valladolid ampliará así de tres a cinco estos lugares de esparcimiento para perros, cada uno de 2.000 metros cuadrados. Se pretende hacer más en el futuro.

¿Tiene usted perro y vive en el barrio de Parquesol o en el entorno de Parque Alameda? Pues está de enhorabuena. El Ayuntamiento de Valladolid pretende estrenar dos nuevos espacios caninos para disfrute y ejercicio físico de los canes sin necesidad de correa, un proyecto que se espera pueda estar terminado para dentro de “unos tres meses”, como explica la concejal de Medio Ambiente y Sostenibilidad, María Sánchez.

 

“Cuando llegamos al equipo de Gobierno en junio ya había unas obras llamadas financieramente sostenibles que faltaban por definir. Una de ellas eran los parques caninos”, explica la edil, haciendo ver que en realidad parte del trabajo lo había realizado ya el conjunto de Javier León de la Riva.

 

“Allí se puede soltar a los perros y que estos hagan ejercicio sin ningún tipo de peligro. La idea es ir cubriendo toda la ciudad, todos los puntos estratégicos donde hay más animales, con estos espacios”, confirma Sánchez. Efectivamente, cada uno de estos espacios en Valladolid cuenta con su decálogo de normas, entre las que se incluye que el dueño se hace responsable de la conducta del animal, la obligatoriedad de recoger las heces o la prohibición de llevar perras en celo.

 

Así las cosas, estos dos nuevos espacios se unirán a los tres ya existentes en el Parque de Sotomedinilla, en Canterac y en Moreras, todos ellos –los nuevos también serán así- de una extensión aproximada de 2.000 metros cuadrados.

 

“Estas cosas tienen mucha celeridad”, sigue la concejal de Medio Ambiente. “El proyecto irá a una Junta de Gobierno en las próximas semanas para que se empiecen a hacer cuanto antes. Espero que en unos tres meses o así pudieran estar listos”, confirma.

 

En principio el espacio de Parquesol cuenta con un presupuesto de 35.000 euros y el de Parque Alameda de 45.146, pero al sacarse a concurso público las obras podrían salir por un coste menor. “En todo caso, si ese dinero no se usase iría destinado a amortizar deuda del Ayuntamiento, al ser parte de las obras llamadas financieramente sostenibles”, concluye Sánchez.