Parellada dimite como presidente de Turismoto y deja la recuperación de Pingüinos en el aire

Mariano Parellada, en una manifestación a favor de Pingüinos en 2015. JUAN POSTIGO

También han dimitido otros tres miembros de la Junta, entre ellos su esposa y su hermano, ante la negativa de la mayoría de este órgano a aceptar a 70 socios colaboradores como socios de número del motoclub.

Mariano Parellada ha presentado su dimisión como presidente del Motoclub Turismoto junto a otros tres miembros de la Junta Directiva (entre ellos su esposa y su hermano) ante la negativa de la mayoría de este órgano a aceptar a 70 socios colaboradores como socios de número del motoclub, una decisión que consideran "injusta".

 

Parellada presenta su dimisión antes de la asamblea general del club para debatir la moción de censura presentada por el tesorero, José Manuel Navas, con el que mantiene un contencioso desde hace tiempo y que ha sido repuesto en el cargo por sentencia judicial. Este último, junto a su pareja y otros dos matrimonios cuentan con la mayoría de la Junta Directiva, conformada por los únicos diez socios de número que en la actualidad tiene el motoclub.

 

Parellada deja el cargo junto a su esposa María Teresa García Batalla, su hermano Pedro Parellada y Carlos Vallinas, otro de los miembros destacados del motoclub que hasta 2014 organizó la concentración motorista invernal Pingüinos, suspendida desde entonces.

 

Entre los motivos que explican en un comunicado recogido por Europa Press está su desacuerdo con la decisión tomada en la reunión de Junta Directiva del 24 de noviembre pasado en la que los otros seis miembros que conforman este órgano rechazaron la solicitud de admisión como socios de número de unos 70 miembros "eventuales", algo que aseguran que hicieron "sin argumentos ni explicación alguna".

 

Para los cuatro miembros dimisionarios han indicado que les resulta "imposible" entender los motivos que estos seis miembros de la Junta Directiva tienen para no aceptar a todas estas personas como socios de número, con todos sus derechos y obligaciones, y "pretenden seguir manteniéndoles únicamente como socios eventuales, sin derecho a voz ni voto", a pesar de que pertenecen a este club desde hace muchos años y han participado en todas sus actividades y prestado "una entusiasta colaboración".

 

En el comunicado, han aclarado que todos ellos fueron inscritos en el libro de socios y en esa condición se les ha considerado desde hace años, y ahora en cumplimiento del requisito formal que marcan los Estatutos de Club para hacerse socio de número "se les deniega este derecho".

 

ACUERDO "INJUSTO"

 

En su opinión, este acuerdo tomado por la Junta Directiva es "injusto", contrario al "espíritu" del motoclub, a los propios Estatutos y "al libre ejercicio democrático de asociación". Además, han añadido que muchos de ellos han expresado su intención de emprender las acciones legales oportunas.

 

Asimismo, otro de los motivos que explican es que esta situación en la Junta Directiva, formada por los diez únicos socios de número del Motoclub, hace que las propuestas efectuadas por los cuatro que actualmente presentan su dimisión sean siempre "desatendidas" y se tomen acuerdos que, como el referido a la solicitud de los socios eventuales, "van en contra de cualquier actuación normal y democrática de un Club Deportivo".

 

"Máxime cuando pretenden, como han anunciado desde hace tiempo, su intención de vender o ceder la marca Pingüinos al Ayuntamiento de Valladolid. El primer paso ya lo han dado en esta edición", han asegurado, en referencia a sus contactos con el Consistorio y su apoyo a la Fiesta de la Moto celebrada en la ciudad.

 

Por estos motivos presentan su dimisión, dado que su ejercicio como miembros de la Junta Directiva "no tiene ninguna efectividad", ni se toman sus propuestas en consideración, y a pesar de que son conscientes de que al dimitir dejamos en manos de los tres matrimonios citados el Club Deportivo.

 

Finalmente, han instado a la Junta Directiva que ostentará la gestión del Club a que ceda a una ONG como la Asociación Española Contra el Cáncer o la Fundación Sandra Ibarra los fondos económicos del mismo, "que ha sido generados con el trabajo de los socios eventuales desde que esas seis personas (tres matrimonios) se ausentaron del Club el 20 de noviembre de 2013".

 

Así, han afirmado que entonces había un saldo de 14.086,91 euros y el actual es de 59.769,79 euros, con un superávit que asciende a 45.682,88 euros, "generado principalmente" en la Concentración Pingüinos 2014.