Parados en Movimiento recoge firmas en Valladolid para conseguir prestaciones para los desempleados

El colectivo de Parados en Movimiento de Valladolid participa en una recogida de firmas para una Iniciativa Legislativa Popular (ILP) que garantice prestaciones para los desempleados sin condiciones.

El parado que ha protagonizado recientemente una huelga de hambre de dos semanas ante la Delegación de Trabajo de León,  Ramiro Pinto ha insistido en la necesidad de establecer un sistema de prestaciones "incondicional e indefinido" con ayudas por encima del umbral de la pobreza.

 

Ramiro Pinto, que ha encabezado la concentración de los Parados en Movimiento de Valladolid en sus habituales "lunes al sol", ha cargado en este sentido contra PP y PSOE en su pretensión de condicionar las prestaciones a una serie de circunstancias concretas, como superar los 45 años o tener hijos.

 

"¿Qué pasa, que los parados de 45 años para abajo no comen?", se ha preguntado Pinto, para quien relacionar el refuerzo de las prestaciones con el hecho de tener hijos supone una discriminación para los desempleados sin descendencia. "Es una pasada, una tomadura de pelo", se ha quejado este parado que ha reclamado un basta ya ante lo que considera un pretendido "engaño" por parte de los partidos mayoritarios para introducir cambios en el sistema de prestaciones sin primar a los más necesitados.

 

"Ningún discurso justifica quitar dinero a quien no lo tiene y lo necesita", ha reivindicado Ramiro Pinto, quien ha advertido de la estrategia de los partidos políticos para fracturar o dividir las condiciones de acceso a las prestaciones para que, de este modo, beneficien a menos personas.

 

Del mismo modo, ha criticado que se pretenda criminalizar a los parados por tener que hacer uso de lo que ha denominado como "economía de supervivencia" para poder complementar sus prestaciones cuando, según ha defendido, está demostrado que el dinero negro que se mueve en este país se usa para comprar pisos.

 

"Es un debate fraudulento, no lo aceptamos; ya no lo pedimos, lo exigimos", ha sentenciado Ramiro Pinto, en la defensa de la necesidad de presentar una ILP al margen de la "burocracia de despacho y de salón" que utilizan los partidos políticos para garantizar ese sistema de prestaciones para todos los desempleados, a lo que ha sumado la necesidad de establecer una renta básica de ciudadanía que permita completar los salarios ante su propuesta de cambiar el modelo de la economía para resolver el problema del paro.

 

En este sentido, ha admitido que en las actuales circunstancias de España ya no es posible generar empleo por lo que ha advertido de que habrá que repartir el trabajo existente para lo que es necesario habilitar esa renta básica de ciudadanía.