Parados en Movimiento condena las "agresiones policiales" de Valladolid y responsabiliza al subdelegado del Gobierno

El portavoz de la Asociación Parados en Movimiento de Valladolid Adolfo Potente ha manifestado la repulsa de esta plataforma a las "agresiones policiales" que consideran que se produjeron a primera hora de la tarde del domingo a las puertas de un establecimiento hostelero de la ciudad, donde acudió a manifestarse un grupo que había participado en la marcha "multitudinaria" y pacífica convocada esa misma mañana por la organización de parados.

Varias decenas de miembros de este colectivo se han reunido hoy ante las puertas del Ayuntamiento, donde todos los lunes llevan a cabo una concentración, y Potente, acompañado por el actual presidente, Miguel Luis García, ha expresado la opinión de Parados en Movimiento sobre los hechos ocurridos este domingo, cuando fueron detenidas tres personas y al menos seis fueron trasladadas al hospital con diversas lesiones.

 

Adolfo Potente ha censurado la actuación "violenta" de los policías ante el restaurante situado en la calle San Lorenzo de la capital y ha considerado que "el responsable" de la misma era el subdelegado del Gobierno en Valladolid, Antonio Martínez Bermejo.

 

De hecho, ha asegurado que esperaban ser recibidos este mismo lunes por el representante gubernativo a quien pedirán su dimisión "si la actuación fue una decisión directa suya", o que "depure responsabilidades" si lo fue de los mandos policiales.

 

"No nos merecemos esto, no se puede permitir que la Policía aporree a un grupo de personas que sólo quería mostrar su indignación ante los recortes y decírselo a la cara a los dirigentes del Partido Popular", ha insistido Potente, quien ha aclarado que el grupo de "25 ó 30 personas y no 70 como dijo la Subdelegación" no representaba a Parados en Movimiento.

 

En todo caso, ha manifestado su "solidaridad" con los detenidos y heridos y ha considerado que tenían derecho a manifestarse ante el restaurante porque existen diversas resoluciones judiciales del Tribunal Europeo de Derechos Humanos sobre la imposibilidad de prohibir concentraciones "pacíficas".

 

 "La crispación que sentían estas personas es producto de la miseria que han causado los políticos", ha aseverado Adolfo Potente, quien ha lamentado que, en los medios de comunicación, los hechos de primera hora de la tarde "eclipsen" el éxito de la manifestación convocada por Parados en Movimiento desarrollada por el centro de la ciudad.

 

Los altercados que se produjeron este domingo a las puertas del restaurante donde comía un grupo de militantes del Partido Popular se saldaron con tres personas detenidas, que ya han sido liberadas, y al menos otras seis trasladadas a centros hospitalarios, entre ellas una mujer que sufrió un ictus tras ser detenida. Además, según fuentes de la Subdelegación del Gobierno, tres agentes de Policía tuvieron que ser atendidos por lesiones.