Paradores se adapta a la demanda actual con cierres parciales en 14 establecimientos

 Paradores busca adaptarse a la caída de la demanda actual con cierres temporales de entre 3 y 4 meses en 14 establecimientos de la red, de los 25 afectados por el plan de reestructuración puesto en marcha por la dirección de la compañía, que ha intentado minimizar al máximo esta medida.

  

"No son cierres tan dramáticos. Hay 10 paradores de los 94 que tienen cierres vacacionales, muchos de ellos ya los tenían anteriormente, y hay 14 nuevos que cerrarán entre 3 y 4 meses ajustándose a la demanda", explicó la presidenta de Paradores, Ángeles Alarcó, a Europa Press en una entrevista.

 

Alarcó consideró que la realidad no puede obviarse y aunque se sigue viajando la crisis ha provocado que las estancias medias desciendan, el gasto medio disminuya y también se recorte el número de salidas. "Hay que dejar de pensar que todo va a funcionar por inercia y hacer cosas distintas para obtener rentabilidad", opinó.

 

La presidenta de Paradores subrayó que el acuerdo con los sindicatos es "bueno" porque evita cierres dramáticos, minimizando al máximo, y permite tener flexibilidad dentro de la plantilla, lo que antes no existía.

 

"Antes, hubiera demanda o no, había el mismo número de empleados trabajando lo que creaba unos gastos inmensos que no podía rentabilizar la empresa. Ahora habrá más personal dando servicio cuando haya más demanda como fines de semana, puentes o vacaciones", explicó.

 

NO CERRARÁ RESTAURANTES

 

Aclaró que no se cierran 13 restaurantes sino que cambian su oferta gastronómica para adaptarla al tiempo y a las necesidades del cliente. Será un servicio más rápido, con cartas más cortas, más baratas y adaptadas a los tiempos, tipo tapas en algún caso, pero sin perder el producto de mercado y de calidad, con los platos típicos de la zona. "Es la característica que ha elevado la calidad hasta la posición de liderazgo", destacó.

 

Los ingresos por gastronomía, que suponen la mitad del negocio, han caído más que los de alojamiento porque el turista ha recortado más ese gasto. Por esa razón, adaptará su oferta pero seguirá apostando por la restauración. "Todo el mundo sabe que en Paradores la oferta gastronómica es excelente, en lugares emblemáticos y con un servicio de gran calidad", defendió.

 

Paradores cuenta con licencia de catering y presta este servicio en convenciones y banquetes fuera de la red. "Es una parte del negocio más marginal pero por la que apostamos en zonas donde la competencia es menor y lo hacemos muy bien", afirmó.

 

UN 30% DE TURISTAS EXTRANJEROS

 

La estrategia comercial pasa por cuidar la marca, fidelizar al turista nacional y atraer al extranjero, con "más poder adquisitivo". "Durante el Gobierno socialista se abandonó absolutamente la promoción internacional con una caída del turista extranjero", lamentó Alarcó.

 

El reparto 70%-30% entre turistas extranjeros y nacionales en Paradores invirtió su tendencia en los últimos ocho años. "Solo un 30% de nuestros clientes son internacionales de Reino Unido, Francia y Alemania, entre otros. Pese a ello, en 2012 aumentaron un 3%", detalló.

 

Menos del 30% de los paradores se ubican en destinos de 'sol y playa', por lo que la llegada de extranjeros a las zonas de interior es vital, como buscar alternativas en redes sociales y aplicaciones móviles ante un menor presupuesto en marketing.

 

Como ejemplo, se refirió al turista japonés y al chino, cada vez más conocedores de la marca. Para ellos, y para atraer al turista ruso, se han diseñado paquetes especiales, con menús adaptados a sus gustos y con información de la zona en sus idiomas.

 

"Paradores no puede permanecer ajena al cambio drástico de la oferta", destacó. Así, se ha mejorado con rutas que enlazan unos paradores con otros, cajas de experiencias, y dando a conocer la oferta turística complementaria de la zona de cada establecimiento como la oferta cultural, spa e incluso golf.

 

También aspira a aumentar sus ingresos en MICE (reuniones, incentivos, congresos y eventos), que suponen casi un 11%. Dependerá de la evolución de las empresas, pero comercialmente se está activando con un aumento de eventos "considerable", aunque de menor duración.

 

HUIR DE TIRAR LOS PRECIOS

 

Paradores seguirá premiando las reservas con antelación con tarifas más bajas, tal y como realizan otras cadenas. "Con dificultades económicas no podemos tirar los precios, nuestro producto de calidad tiene un valor y un coste superior que hay que rentabilizar", defendió.

 

Para Alarcó el incremento del IVA del 8% al 10% al sector no ha influido, ya que el precio medio de la habitación solo ha aumentado dos euros.

 

"Tenemos un plan estratégico muy meditado para saber dónde están los límites en el precio, a qué mercados dirigirnos, conocer nuestro porfolio de producto, cuáles son los segmentos que más han sufrido y debemos recuperar y esperamos que todo esto se traduzca en un cambio cuanto antes de nuestros resultados", zanjó.