Para prevenir la alergía al cacahuete, ¿lo mejor es consumirlo?

Cacahuetes

La alergia al cacahuete o maní es una de las causa más común de reacciones alérgicas graves y, potencialmente, mortales relacionadas con la alimentación. Desde hace tiempo diversos grupos de investigación trabajan con la idea de desensibilizar a estos pacientes mediante extractos de cacahuete o, en caso de los más pequeños, la prevención introduciendo su ingesta temprana.

Actualmente, la única manera de prevenir que se produzcan reacciones graves en los niños con alergia a este fruto es evitar los alimentos que lo contengan. Sin embargo, una investigación publicada en la edición digital de 'England Journal of Medicine', ha demostrado que la introducción de los productos de cacahuete en la dieta de los lactantes con alto riesgo de desarrollar alergia al fruto es seguro y da lugar a una reducción del 81 por ciento en el posterior desarrollo de la alergia.

 

El estudio, cuyas conclusiones de presentan en la reunión anual de la Academia Americana de Alergia, Asma e Inmunología, fue financiado por el Instituto Nacional de Alergias y Enfermedades Infecciosas (NIAID, por sus siglas en inglés), que forma parte de los Institutos Nacionales de Salud (NIH, por sus siglas en inglés), de Estados Unidos, y lo realizó la Red de Tolerancia Inmune (ITN, por sus siglas en inglés), financiada por el NIAID.

 

Los investigadores, dirigidos por Gideon Lack, del King College de Londres, en Reino Unido, diseñó un estudio llamado 'Aprendizaje Temprano Acerca de la Alergia al Cacahuete' (LEAP, por sus siglas en inglés), basado en observaciones de que los niños israelíes tienen menores tasas de alergia a los cacahuetes en comparación con los judíos de ascendencia similar que residen en Reino Unido.

 

A diferencia de los niños en Reino Unido, los israelíes comienzan a consumir alimentos que contienen cacahuete desde muy pequeños. El estudio probó la hipótesis de que las tasas bajas de alergia al maní en los niños israelíes son el resultado de los altos niveles de consumo de este fruto que comienzan en la infancia.

 

"Las alergias alimentarias son una preocupación cada vez mayor, no sólo en Estados Unidos sino en todo el mundo", afirma el director de NIAID, Anthony S. Fauci. LEAP comparó dos estrategias para prevenir la alergia al cacahuete, su consumo o evitar el cacahuete en la dieta, en los bebés que están en alto riesgo de desarrollar alergia al maní porque ya tenían alergia al huevo y/o eccema grave, una enfermedad inflamatoria de la piel.

 

"El estudio excluyó a los bebés que mostraron pronto fuertes signos de tener alergia al cacahuete ya desarrollada. La seguridad y la eficacia de su consumo temprano en este grupo sigue siendo desconocida y requiere más estudio", según Fauci. "Los padres de bebés y niños pequeños con eczema o alergia al huevo deben consultar con un alergólogo, pediatra o su médico de cabecera antes de darles de comer productos de cacahuete", aconseja.

 

INVESTIGACIÓN EN 600 NIÑOS

 

Más de 600 niños de alto riesgo entre 4 y 11 meses de edad fueron asignados al azar a evitar totalmente el cacahuete o incluir regularmente al menos 6 gramos de proteína de maní por semana en sus dietas. Los regímenes de consumo o no continuaron hasta los 5 años de edad y se monitoreó a los participantes durante todo el tiempo con visitas de profesionales de la salud, además de completar encuestas alimentarias por teléfono.

 

Los investigadores evaluaron la alergia al cacahuete a los 5 años y vieron una reducción global del 81 por ciento de la alergia al maní en los niños que empezaron a comerlo pronto de manera continuada en comparación con los que evitaron su ingesta.