Panrico niega haber condicionado la reducción del ERE al despido del comité de empresa

La dirección dice que nunca "ha planteado, ni planteará jamás" ninguna propuesta que suponga quebrantar la ley o vulnerar los derechos de los trabajadores.

La dirección de Panrico ha negado este sábado "categóricamente" haber condicionado la reducción del número afectados final del Expediente de Extinción de Empleo (ERE) ratificado por la Audiencia Nacional (AN) al despido del comité de empresa de Santa Perpètua de Mogoda (Barcelona).

  

En un comunicado, ha afirmado que ninguno de sus directivos, empleados, colaboradores y profesionales "ha planteado, ni planteará jamás", ninguna propuesta que suponga quebrantar la ley o vulnerar los derechos de los trabajadores ni de nadie.

  

Ha señalado que la empresa ejercerá los derechos que la ley le otorga en defensa del futuro de la compañía, y ha anunciado que emprenderá "todo tipo de acciones legales de toda índole contra quien, faltando a la verdad, pretenda perjudicar el nombre y la imagen" de la compañía y de quienes forman parte de ella imputando actuaciones inciertas y absolutamente falsas e inadmisibles, según ha dicho.

  

Así lo ha asegurado en vista de las declaraciones públicas de "supuestos chantajes por parte de la compañía, inciertos y falsos", por parte de miembros del comité de empresa, y ha reiterado su interés en conocer si los representantes de los trabajadores en Santa Perpètua están dispuestos a iniciar un proceso que ha calificado de lógico, legal y racional para aplicar la sentencia de la AN.

  

Ha remarcado que la AN, que fija en 133 los despidos para este año, ha certificado la validez de los criterios de selección de los trabajadores afectados, y ha subrayado que cualquier nuevo proceso sobre la salida del conflicto en la planta debe enmarcarse dentro del acuerdo de ERE de noviembre de 2013.

 

FUTURO DE LA HUELGA

  

La plantilla celebra este sábado una asamblea para decidir si continúa con la huelga indefinida que inició hace más de siete meses, el 13 de octubre, y los trabajadores consultados han augurado que los empleados votarán a favor de que prosiga.

  

La compañía ya se avanzó a este posible desenlace en el comunicado: "Ello nos lleva a considerar que [...] la empresa no tendrá más opción que plantear una nueva reclamación, esta vez, por huelga abusiva".

  

El ERE estatal presentado por la empresa contemplaba 745 despidos en España hasta 2016, y la AN ha considerado que 156, los contemplados para 2015 y 2016, son injustificados porque son demasiado lejanos en el futuro, y en el caso de la planta catalana los despidos para este periodo ascienden a 37.