Tribuna mini Saltar publicidad
Cortinilla bose tribuna va 800x800px file

Paliza inapelable en Madrid para el CB Valladolid en su estreno liguero

Con la ausencia sorprendente de Luther Head, el Club Baloncesto Valladolid solo resistió los primeros minutos ante el vigente campeón. Era una derrota lógica (87-53), esperada y que demuestra el largo camino por recorrer para conseguir la permanencia.

87 - Real Madrid (26+18+22+21): Rudy (13), Díez (4), Mirotic (10), Llull (8) y Bourousis (9) -equipo inicial-, Draper (6), Reyes (6), Rodríguez (12), Carroll (6), Darden (3), Slaughter (4) y Mejri (6).

 

53 - CB Valladolid (12+10+14+17): Vilhjalmsson (3), Sinanovic (4), Jonhson (15), Suka-Umu (7) y Wright (4) -equipo inicial-, Porta (3), Haritopoulos (10), Izquierdo, Vasilopoulos (5) y Martínez (2).

 

 

Árbitros: Martín Bertrán, García Ortiz y Sánchez Mohedas. Sin eliminados.

 

Incidencias: Partido correspondiente a la Jornada 1 de la Liga Endesa, disputado en el Palacio de Deportes ante 7.112 espectadores. Los jugadores del Real Madrid ofrecieron los trofeos de la Liga Endesa y de la Supercopa Endesa a la afición antes del partido.

El Real Madrid no encontró oposición en el CB Valladolid, al que ganó por 87-53, convirtiéndose en el primer líder de la competición liguera de la temporada 2013-14.

 

El partido fue muy desequilibrado, y es que el CB Valladolid es un grupo de jugadores que lleva dos semanas juntos y que no han jugado ni un solo partido juntos, ya que su preparación se ha limitado a dos encuentros a puerta cerrada.

 

Los primeros minutos, sin embargo fueron como un breve y fugaz espejismo, con el Valladolid por delante en el marcador, (5-7, min. 3) y haciendo las cosas fáciles. Dos pases, un bloqueo y balón para el mejor colocado para lanzar de media o larga distancia.

 

El vigente campeón le costó entrar en el partido. Sin apretar, sin esfuerzo, el Madrid se fue al final del primer periodo con el partido casi resuelto, 26-12.

 

En el segundo cuarto, no hubo cambio alguno. El Madrid se contagió un poco del ritmo cansino y aburrido de los morados y la ventaja siguió aumentando: 44-22 al descanso.

 

Pablo Laso movió su banquillo repartiendo minutos entre todos sus jugadores, consciente de que pocas oportunidades tendrá como esta para sacar a la pista a todos sus efectivos.

 

Los puntos de Mirotic y la magia del Chacho, Sergio Rodríguez, sirvieron para pasar el trago del tercer cuarto que acabó con una treintena de puntos de diferencia, 66-36.

 

 

Laso pidió un poco de tensión a sus jugadores. El Madrid apretó ligeramente en defensa y la ventaja llegó a los cuarenta puntos, 80-40 a falta de cinco minutos para la conclusión.

 

Finalmente el abismo se quedó en treinta y cuatro puntos, 87-53, pero pudieron haber sido muchos más.