Pacma mantiene su presencia en Tordesillas con un acto simbólico contra el Toro de la Vega

El Partido Animalista Pacma ha celebrado este sábado un acto simbólico para criticar la "connivencia política" con la celebración del torneo del Toro de la Vega en Tordesillas, ya que la movilización principal se ha trasladado a Madrid.

  

Pese a la decisión de convocar una gran manifestación en la capital de España en la tarde de este sábado, la agrupación animalista ha querido "romper una lanza" por Tordesillas y varios de sus miembros han colocado unas 150 siluetas de cartón y lanzas simuladas esta mañana en la Vega en la que el martes, 17 de septiembre, será alanceado hasta su muerte el toro Vulcano.

 

Como ha explicado la portavoz de Pacma Laura Duarte, la organización quería mantener el "simbolismo" de Tordesillas, donde en años precedentes se han celebrado protestas a las que han asistido cientos de activistas y que continúa como el "epicentro" de las protestas, pese a que esta tarde, se espera que la manifestación que partirá de la plaza de Colón madrileña pueda convocar hasta 10.000 personas.

 

Con estos actos, los animalistas quieren denunciar que si este festejo "sangriento e innecesario" continúa su celebración, es "gracias al amparo, complicidad y connivencia del Partido Popular, que gobierna en la Junta de Castilla y León y del Partido Socialista, que ostenta la alcaldía de la localidad".

 

Durante el acto, que se ha celebrado con el apoyo de las organizaciones internacionales Humane Society (HIS), CAS y Animal Guardians, se ha querido representar a todas las personas que otros años han acompañado las convocatorias, con 150 siluetas y lanzas.

 

Duarte ha precisado que el acto simbólico se ha desarrollado "sin problemas", a diferencia de otros años en los que la mayor presencia de activistas y la celebración de manifestaciones provocó choques dialécticos e incluso físicos entre los habitantes de la localidad tordesillana y los animalistas.

 

El lema 'Rompe una lanza' será utilizado también en la manifestación de Madrid, que partirá de la plaza de Colón para pasar por las sedes de las dos principales fuerzas políticas españolas y concluir en la plaza de España.