Pablo Iglesias quiere "al menos la mitad" de los ministros para Podemos e IU

Foto: EP

Considera "imprescindible" que el Gobierno "del cambio" tenga una composición proporcional al resultado que los partidos tuvieron en las elecciones. Además, defenderá "con firmeza" el referéndum, pero está dispuesto a escuchar al PSOE y apuesta por un proyecto "de fraternidad" con "otros encajes"

El secretario general de Podemos, Pablo Iglesias, considera "imprescindible" que el Gobierno "del cambio" tenga una composición proporcional al resultado que los partidos tuvieron en las elecciones, lo que se traduciría en que "al menos la mitad" de los ministros y "por supuesto la vicepresidencia" sean para Podemos e IU.

 

Además, ha dejado claro que no votará a favor de una investidura de Sánchez sin entrar en el Gobierno: "No creemos en esa vía", ha aseverado, y ha argumentado que "la garantía" de que haya cambios es que entren a gobernar "equipos de personas que introduzcan savia nueva en los aparatos del Estado".

 

En cuanto a su propuesto Ministerio de Plurinacionalidad, que Iglesias quiere poner en manos del líder de En Comú Podem, Xavier Doménech, ha avanzado que su objetivo será poner en marcha "vías para concretar institucionalmente la fraternidad y la plurinacionalidad".

 

Se trata, ha dicho, de partir de que "el café para todos ha resultado ser insuficiente" y de que hay que reconocer la diversidad, y así "levantar puentes y crear un nuevo proyecto de ilusión" entre ciudadanos de diferentes territorios y "con otros encajes".

 

VISTO BUENO DE LOS INSCRITOS EN PODEMOS

 

Así lo ha asegurado Iglesias en una entrevista en la Cadena Ser. También ha añadido que si Podemos y el PSOE llegan a un acuerdo para gobernar, ese pacto, con la composición de Gobierno, la "hoja de ruta de cambios constitucionales", el programa y las medidas a aplicar los primeros cien días tendrá que ser sometido al visto bueno de los inscritos en Podemos, y su decisión será vinculante.

 

Sobre la reclamación de un referéndum para Cataluña, uno de los principales escollos para un acuerdo con los socialistas, ha defendido que su partido negocia sin líneas rojas, mientras que el Comité Federal del PSOE sí las ha puesto. Según ha dicho, el referéndum es una propuesta que Podemos va a "defender con firmeza" y si el PSOE tiene una propuesta distinta están dispuestos a escucharla.

 

No obstante, ha afirmado que el PSOE no les ha propuesto nada aún y ha defendido el referéndum como la vía "más eficaz" para evitar el "choque de trenes" y ha recalcado que está inspirada en lo que el PSC defendía hace un par de años. También ha subrayado que es una reivindicación "absolutamente mayoritaria" en Cataluña y que gana apoyos en el resto de España. "Queremos que Cataluña sea reconocida como nación en el marco de un nuevo encaje constitucional en España", ha resumido.

 

DESEA UN DIÁLOGO CONTINUO ENTRE LOS DOS PARTIDOS

 

Iglesias ha calificado como "cordial" su conversación de anoche con el líder del PSOE, Pedro Sánchez, y ha asegurado que tuvo un tono distinto al de la rueda de prensa de Sánchez del viernes y el comunicado del PSOE del sábado. Así, ha lamentado que sólo haya sido la tercera conversación entre ambos desde las elecciones y ha deseado que haya una vía de diálogo continuo entre ambos partidos.

 

Iglesias ha defendido su oferta al PSOE como una vía para evitar que el PSOE vuelva a pactar con PP y Ciudadanos como hizo en la mesa del Congreso. "No queremos ver al PSOE en un búnker con PP y Ciudadanos y por eso nos vamos a dejar la piel, para un Gobierno que tenga una base social histórica", ha dicho.

 

También ha advertido al PSOE de que "no es momento de seguir perdiendo el tiempo" porque mientras se demora la formación de Gobierno sigue habiendo gente a la que le cortan la luz y el gas y víctimas de violencia de género.

 

Para Iglesias, "de los partidos que han gobernado hasta ahora hay que fiarse poco" y Podemos está dispuesto a "hacer política con ellos", pero no con "cheques en blanco" sino con una confianza que "se base en los hechos".

 

Por último, el dirigente 'morado' ha asegurado que en su rueda de prensa del pasado viernes no pretendía ofender a una periodista al elogiar su abrigo, "un abrigo precioso que llevaba", y ha asegurado que si tiene ocasión se disculpará si ese fue el caso. En su opinión, es diferente "referirse a los piojos que uno puede tener en la cabeza que decir de un abrigo es bonito".

 

 

Noticias relacionadas