Pablo Iglesias no estará mucho en política, apunta al Gobierno y dimitirá si no cumple todo lo que promete

Pablo Iglesias, durante su entrevista con Jordi Évole. Foto: Europa Press

El eurodiputado de Podemos Pablo Iglesias se ha mostrado "dispuesto" a ser el candidato de la formación en las próximas elecciones generales y ha asegurado que la Presidencia del Gobierno es su objetivo. "Si no gano las próximas elecciones generales, igual me voy", ha dicho.

En una entrevista, recogida por Europa Press, en el programa de laSexta 'Salvados', Pablo Iglesias ha confesado que no es partidario que Podemos concurra a las elecciones municipales con esta marca por "estrategia" y por "prudencia" pensando en su verdadero objetivo, las elecciones generales. "En el momento que mínimamente nos parezcamos a la casta, estamos muertos", ha comentado Iglesias poniendo de ejemplo un eventual escándalo con un concejal que concurriera bajo la marca Podemos. "Ahora no nos lo podemos permitir", ha subrayado.

 

Pablo Iglesias ha comentado en varias ocasiones que están ante una "oportunidad histórica" para "cambiar el país" y ha confesado que es muy consciente de a qué se debe el éxito de Podemos. "Somos el resultado de un desastre generalizado", ha dicho sobre la situación general de España, "los padres de Podemos son el PP y el PSOE". El eurodiputado ha reconocido que Podemos "puede decepcionar incluso teniendo éxito" después de ganar las elecciones. De ahí que haya rechazado "hacer una larga trayectoria política" y haya prometido que dimitiría en el caso de que no pudiera cumplir todo lo que prometa.

 

En este sentido, ha señalado que el programa electoral para las elecciones general tendrá que ser mucho más concreto que el de las pasadas europeas. "En política nunca hay que comprometerse a algo que no se pueda cumplir inmediatamente", ha indicado. En otro momento, ha apuntado: "Lo más difícil no es ganar las elecciones, es el día después, cuando te tienes que poner a trabajar".

 

 

NO SE PUEDE ACABAR CON EL CAPITALISMO 

 

A la hora de concretar una de sus medidas 'estrella', la de adelantar la jubilación a los 60 años para, de esta forma, permitir que los jóvenes puedan acceder al mercado laboral, Pablo Iglesias se ha limitado a decir que "ojalá" pueda hacer esto en una legislatura. "Espero que en cuatro años sí se pueda, pero hay que ser prudentes", ha advertido. Iglesias ha reconocido que no es posible acabar con el capitalismo y que su aspiración es tener una "sociedad con mercado" donde se suban los salarios para que haya más consumo. "No se sale de la crisis haciendo a la gente más pobre", ha asegurado tras insistir en que no sobra nadie en su proyecto, mencionando explícitamente al Ejército y la Policía, ambos Cuerpos "fundamentales" para una sociedad.

 

Sin embargo, sí ha reconocido que ciertos sectores empresariales es normal que vean con "miedo" el ascenso de Podemos. La auditoría de la deuda, una renta básica y establecer un límite salarial en proporción al salario mínimo son medidas que, según Pablo Iglesias, encontrarán reticencias en determinados sectores. Con Podemos en el Gobierno, ha dicho, "ningún ciudadano se va a quedar sin luz ni calefacción", de ahí que haya mandado un mensaje directo a las empresas: "Si les importa una mierda los ciudadanos, yo les diré, chato, el que me importa una mierda eres tú a mí".

 

En este sentido, ha abierto la puerta a "nacionalizar, expropiar o confiscar" las empresas que el Gobierno entienda que son claves para garantizar el bienestar de los ciudadanos. "La propiedad privada tiene que estar subordinada al interés social", ha justificado.

 

 

LA REINA Y LA TELEVISIÓN

 

Iglesias ha comentado que "molaría" que el presidente del Gobierno se sometiera periódicamente a las preguntas de varios periodistas "cabrones" y ha reconocido que, para él, "los verdaderos parlamentos son los platós de televisión"También ha desvelado que no ha recibido ninguna llamada de ningún dirigente de la primera línea política y que, a través de una tercera persona, le han trasladado que la Reina Letizia querría conocerlo en persona. "Estaría encantando", ha dicho, "si alguien comunica mejor que yo es la Reina".