Otro paso adelante del BM Atlético Valladolid, líder tras derrotar al BM Nava (17-27)

Una imagen del encuentro entre Atlético Valladolid y Nava. TRIBUNA

El equipo vallisoletano fundamentó el triunfo en su excelente defensa y en una segunda parte arrolladora que dejó sin respuesta a los segovianos.

FICHA TÉCNICA

 

Viveros Herol BM Nava (17): Alberto Miranda (portero), Carlos Villagrán (4), Isma Juárez (4, 1p), Darío Ajo Villaraso (4), Bruno Virseda (1), Daniel Simón (1) y Carlos Domínguez (-) -siete inicial- Simón García Candau (1), Julián Rasero (-), David de Diego ‘Cananas’ (portero), Guillermo Campillo (2), Alberto Camino (-), Darío Ajo Martín (-), Pablo Rodríguez (-), Jorge Maestro (-)

 

Atlético Valladolid (27): Javi Díaz (portero), Diego Camino (6, 1p), Fernando Hernández (6), Filip Kallman (2), David Fernández (1), Gonzalo Viscovich (3) y Luisma Lorasque (4, 1p) -siete inicial- César Pérez (portero), Sebas Kramarz (1), Sergi Grossi (2), Roberto Turrado (1), Alfonso de la Rubia (1), Dani Pérez (-), Roberto Pérez (-), José Ángel Delgado Ávila (-) y Joel Gómez (-).

 

Parciales cada 5 minutos: 2-1, 3-3, 6-5, 7-5, 7-7, 8-8 -descanso- 9-11, 10-16, 11-19, 13-23, 16-23 y 17-27.

 

Árbitros: Pablo García y Juan Manuel Vinagre. Exclusiones a Alfonso de la Rubia (13’), Roberto Turrado (16’), Julián Rasero (20’), Darío Ajo Villaraso (24’).

 

Pabellón: Polideportivo de Nava de la Asunción (Segovia). Unos 1.000 espectadores.

El Atlético Valladolid se llevó una nueva victoria en su visita a la siempre difícil pista del Viveros Herol BM Nava (17-27) en un choque marcado por la brillante defensa vallisoletana, que dejó al equipo segoviano en solo 17 goles. Aún así, el Atlético Valladolid tuvo que sufrir mucho para ganar ante un rival que brilló a gran altura en la primera parte (8-8 al descanso) y que se desinfló en la segunda ante el altísimo ritmo de juego vallisoletano. La mayor pegada de los gladiadores azules terminó por imponerse en una segunda mitad con más espacios y más goles.

 

El encuentro tuvo dos partes bien diferentes. En la primera el Atlético Valladolid se chocó de bruces contra el muro defensivo del BM Nava, que no dejó ningún resquicio a los visitantes, lo que provocó un ritmo de juego lento, mucho contacto, parones y un marcador pírrico (8-8). Sin embargo, en la segunda mitad los de Nacho González salieron en tromba y en apenas cinco minutos rompieron el choque a su favor. Todo gestado desde su excelente defensa, que le permitió correr, tener más lucidez ofensiva y dejar sin respuesta a los segovianos.

 

Los 17 goles encajados en Nava de la Asunción igualan el récord histórico de menos goles recibidos en un partido, que el Atlético Valladolid ya consiguió la temporada pasada en dos partidos ante Amenabar ZKE y Barakaldo.

 

La rivalidad de este derbi regional, además de lo mucho que ambos se jugaban, se trasladó a la pista en forma de intensidad, energía y pasión. Así, la primera parte estuvo marcada por su gran dureza defensiva, por los muchos errores ofensivos cometidos por ambos equipos y por los escasos goles marcados. La primera ventaja fue para un BM Nava muy centrado en defensa (3-1, minuto 7:30) en un inicio en el que el Atlético Valladolid nunca se encontró cómodo en ataque. Un error de Fernando Hernández desde 7 metros fue el comienzo de una larga lista de lanzamientos a los palos, fuera de portería o detenidos por Alberto Miranda, para la desesperación del técnico Nacho González.

 

A pesar de eso, el Atlético Valladolid se mantenía vivo gracias a su defensa, dura e intensa, que generó algunas protestas del BM Nava. Esa intensidad tuvo su castigo con dos exclusiones que dejaron otra vez con dos goles de desventaja (7-5, minuto 19). Fue el peor momento de los visitantes, que acumularon 7 minutos sin anotar, hasta el 7-6 del minuto 22. Ahí despertaron los de Nacho González que, con tres goles de Grossi, De la Rubia y Kallman, dieron la vuelta al marcador para ponerse por primera vez por delante (7-8, minuto 28). Un bonito gol de Carlos Villagrán llevó el empate (8-8) al descanso.

 

Al Atlético Valladolid solo le faltaba algo de claridad ofensiva, acertar en los lanzamientos y poder correr en alguna ocasión y eso es lo que consiguió en el arranque de la segunda parte. Los de Nacho González subieron el ritmo de juego y con tres contraataques culminados por Fernando Hernández, Sebas Kramarz y Roberto Turrado y una excelente defensa, aderezada con tres paradas magistrales de Javi Díaz, terminaron por doblegar la fortaleza del BM Nava. Del 9-8 del minuto 31 se pasó en 6 minutos a un 9-14 (minuto 37).

 

El castillo del BM Nava se desmoronaba por momentos y además perdían lucidez también en ataque, algo que aprovecharon los vallisoletanos para agrandar la herida y aumentar su ventaja a base de intensificar su ritmo. Diego Camino y David Fernández se sumaron a la fiesta y en los seis minutos siguientes el Atlético Valladolid sentenció el partido (10-18, minuto 43). El resto del partido fue gestionado muy bien por los vallisoletanos, que no dejaron que el BM Nava pudiera acercarse en el marcador, incluso ampliando su ventaja hasta los 10 goles, diferencia con la que terminó el choque (17-27).