Ocho mociones en el primer pleno con Ángela Bachiller como concejal

La primera de ellas fue presentada y aprobada por PP, PSOE e IU, seis por los dos grupos minoritarios y una última del Grupo Popular.

La sesión extraordinaria del Pleno del Ayuntamiento de este lunes no solo tuvo la noticia de Ángela Bachiller como primera concejal con síndrome de down de toda España. Izquierda Unida y PSOE presentaban tres mociones cada uno a tener en cuenta por el Grupo Popular, además de una conjunta propuesta por los tres partidos, una más del propio Ayuntamiento y varias daciones de cuenta.

 

Toda vez que Ángela juró su cargo y tomó su asiento, se aprobaron sin mayor trascendencia las daciones en las que se daba el visto bueno a la sustitución del interventor general, la del III Plan de Pago a Proveedores, el convenio de colaboración con la Fundación San Pablo de Castilla y León para el desarrollo del proyecto de Escuela de Participación Ciudadana y aquella que ha resultado tan polémica del convenio de colaboración entre el Ayuntamiento y la Sociedad Vallisoletana de Tauromaquia, por la que se invertirán 165.000 euros en los festejos taurinos de San Pedro Regalado. Por supuesto, no sin reproches de Izquierda Unida y el Partido Socialista, que mostraron una vez más su total desacuerdo con dicha dación.

 

OCHO MOCIONES

 

Llegó entonces el siempre discutido turno de las mociones, si bien solo terminaron de aprobarse a las que el Partido Popular daba el visto bueno gracias a sus dieciséis votos por los nueve y tres con los que cuentan PSOE e IU, respectivamente. Aunque la primera de ellas fue una presentada de manera conjunta por los tres grupos políticos para la adhesión a la Red de Ciudades por la Accesibilidad, obviamente aprobada por unanimidad.

 

Por esta moción, el Ayuntamiento se compromete a mejorar la habitabilidad urbana y a adaptar la ciudad a cambios que la configuren como espacio inteligente y amable para todos los ciudadanos.

 

Las contrariedades llegaron con las tres propuestas del Partido Socialista –propuesta para el estudio de la mejora de la progresividad tributaria municipal, otra para mejorar las comunicaciones de La Overuela y Fuente Berrocal y una tercera para fomentar el alquiler a través de la Sociedad Municipal de Suelo y Vivienda- y las tres de Izquierda Unida –para revisar la situación de servicios de agua y alcantarillado, una de mejora de las bibliotecas municipales y evitar su privatización y una última de medidas para promover la progresividad en el IBI y en otras figuras tributarias municipales-. Sobra decir que ninguna se aprobó de manera total, siempre echadas hacia atrás por el Partido Popular.

 

En el caso de las tres mociones presentadas por el PSOE, el Partido Popular solo aprobó uno de los puntos sobre el transporte y comunicación de La Overuela y Fuente Berrocal, por el que se construirá una rotonda en la carretera de Fuensaldaña a la altura de la entrada al Berrocal, quedando desechadas el estudio de mejora de progresividad tributaria  y el fomento del alquiler.

 

Las mociones de IU no fueron mucho mejor para los intereses del partido. Tan solo los cuatro de los cinco primeros puntos de la revisión de servicios de agua, alcantarillado, control de vertidos y depuración de aguas residuales fueron aprobados, quedando fuera una mayor contratación de personal, además de las proposiciones de la mejora de bibliotecas municipales y las medidas para mejorar la progresividad del IBI.

 

Algo que no gustó a ambos grupos, tanto PSOE como IU, que acusaron al Grupo Popular en varias ocasiones de “imponer siempre su criterio, sin escuchar siquiera las propuestas que le llegan de fuera”. Especialmente crítico fue la edil socialista Victoria Soto alegando en algún tema como el de la mejora de las bibliotecas públicas que “uno se hace político para ayudar a mejorar su ciudad, algo que parece no hacer el PP”, declaraciones que apoyó en todo momento en representación de IU Manuel Saravia.

 

Sea como sea, el pleno terminó por cerrarse con la aprobación de una propuesta del PP para la mejora de la organización judicial en Valladolid y aprobar varios Estudios de Detalle como el de la Avenida de Salamanca, en Covaresa o en Parque Alameda.