Ocho detenidos y 2,6 kilos de marihuana incautados en la desarticulación de un punto de venta en Valladolid

Agentes del Cuerpo Nacional de Policía han detenido a ocho personas y se han incautado de 2,6 kilos de marihuana dentro de la denominada Operación Súper, que ha permitido la desarticulación de un punto de venta en el barrio de La Rondilla.

Las detenciones se han desarrollado en los dos últimos días y los arrestados son una persona de 44 años, cuya identidad responde a las iniciales P.J.T. y que cuenta con 19 antecedentes policiales; otra de 37, A.V.C, con 24 antecedentes; una de 48, M.F,L, con dos; una de 28, M.A.H.F; una de 33, H.V.C; una sexta de 35, R.L.D; otra de 40, V.O.C, y una de 19, P.G.V, a las que se imputa un presunto delito contra la salud pública.

 

Según las mismas fuentes, la investigación se inició este verano cuando numerosos viandantes de la zona del Parque de Ribera de Castilla denunciaron la posible venta de sustancias estupefacientes en la zona de desembocadura del Río Esgueva, ya que se trata de una zona frecuentada por paseantes y deportistas, quienes presenciaban a veces las transacciones de droga en plena calle.

 

Por ello, funcionarios del Grupo VIII de la Brigada Provincial de Policía Judicial de la Comisaría Provincial de Valladolid, dedicado específicamente a la erradicación de puntos negros de venta al 'menudeo' de sustancia estupefaciente, en la marco de la citada Operación Súper, comprobaron que cada día a la misma hora, en torno a las 17.30 horas un individuo de unos 45 años de edad, con antecedentes por tráfico de drogas, acudía a la confluencia de los ríos Pisuerga y Esgueva, donde numerosas personas, generalmente jóvenes, esperaban su llegada.

 

La venta estaba organizada, de acuerdo con la información facilitada por la Policía, hasta el punto de que los clientes formaban una cola para esperar su llegada y guardaba una perfecta línea mientras otros de los compinches del vendedor, cubrían los alrededores para intentar detectar la presencia policial.

 

Una vez en el lugar, comenzaba a realizar las ventas con una gran celeridad, dispersándose los compradores en todas direcciones y consumiendo en muchos casos las sustancias adquiridas en zonas próximas del parque.

 

El principal investigado, apodado 'El Negro', cuyo domicilio se encuentra en un pueblo de la provincia, se desplazaba mediante un vehículo que acudía a recogerle y lo llevaba a un piso de un familiar en la zona de la Plaza de Ribera de Castilla. Allí dejaba parte del hachís y preparaba las dosis para la venta, volviendo él, o alguna de las personas que lo ayudaban, las veces que fuese necesario a lo largo de la tarde, a medida que se terminaban las cantidades de droga que vendían.

 

Como consecuencia de todo ello se llevó a cabo, entre la tarde del martes y la mañana del miércoles, un dispositivo en distintos puntos de la ciudad y de la provincia, formado por agentes de la Brigada de Policía Judicial y de la Brigada de Seguridad Ciudadana, producto del cual se practicaron las ocho detenciones. Además se efectuó un registro en un domicilio del Barrio de La Rondilla.

 

MATERIAL Y ARMAS INCAUTADAS

 

En total, los agentes se han incautado de 2,6 kilogramos de marihuana, 260 gramos de hachís, 2.200 euros en efectivo, tres vehículos, un revólver, tres pistolas --alguna de ellas manipulada para uso con munición de fuego real--, munición calibre 7,65, varios teléfonos móviles de alta gama, 72 piezas de oro y efectos que pudieran constituir el producto de robos y cuya procedencia se investiga.