Ocho detenidos por vender camisetas falsas del Real Valladolid en las redes sociales

La  Policía ha desarticulado una de red de distribución de ropa deportiva falsificada compuesta por ocho personas ubicadas en distintos puntos -Valladolid, La Coruña y Sevilla-, gracias a una investigación que comenzó tras una denuncia planteada por el Real Valladolid.

 

Según han informado fuentes policiales en un comunicado recogido por Europa Press, a los ahora detenidos se les imputa un delito contra la propiedad industrial, por la venta de equipaciones de distintos clubes de fútbol falsificadas que publicitaban en Internet.

 

A finales del mes de diciembre del año 2013 se puso en conocimiento del Grupo de Investigación Tecnológica (GIT) de la Brigada Provincial de Valladolid que el Real Valladolid Club de Futbol había detectado que numerosos aficionados de su equipo portaban camisetas aparentemente falsificadas y que al parecer eran adquiridas a través de distintas páginas web.

 

Tras efectuar el GIT la oportuna investigación, en el marco de la operación 'Coria Full' se comprobó que efectivamente se publicitaban las camisetas a través de las distintas redes sociales.

 

En una primera fase de la investigación desarrollada en el mes de febrero se identificó y detuvo en Valladolid a cuatro personas las cuales distribuían los productos falsificados que previamente habían adquirido en otras localidades como La Coruña y Sevilla.

 

Dichas personas vendían el producto a través de las redes sociales y efectuaban la entrega en mano y bajo pedido. Con ocasión de estas detenciones se pudo intervenir un total de 33 camisetas de la primera equipación del Real Valladolid, todas ellas falsificadas, las cuales estaban preparadas para su venta.

 

En una segunda fase de la investigación y a consecuencia de las gestiones iniciadas por el Grupo de Investigación Tecnológica de Valladolid en la que colaboraron las plantillas de La Coruña y Sevilla, se practicaron otras cuatro detenciones, tres de ellas en La Coruña en el mes de mayo y una cuarta en Sevilla en el presente mes de julio.

 

Estos detenidos eran los proveedores de las personas que distribuían en Valladolid y adquirían los productos de imitación al por mayor en Tailandia o China para posteriormente realizar su venta en España.

 

En el caso del detenido en Sevilla, cuya identidad corresponde a las iniciales M.A.M.R, de 33 años, y sin antecedentes penales, se estima que tuvo un beneficio económico con esta actividad de más de 35.000 euros netos. De hecho, tras un registro domiciliario se le incautaron diversas prendas deportivas, un equipo informático y 5.870 euros en efectivo.

 

El Cuerpo Nacional de Policía ha recordado que realizar este tipo de actividad "no sólo supone el cometer un delito contra la propiedad industrial sino que también se está perjudicando a la marca del producto y al club deportivo, dejando constancia de que el producto adquirido no es el producto oficial", además de realizarse una actividad de carácter comercial sin estar sometido a ningún control desde el punto de vista de la hacienda pública.

 

La operación, que sigue abierta, ha sido llevada a cabo por el Grupo de Investigación Tecnológica, de la Brigada Provincial de Policía Judicial de la Comisaría Provincial de Valladolid.