Ocho de cada diez españoles descalifica la situación política al inicio del año electoral

El 84,2 por ciento de los españoles califica de "mala" o "muy mala" la situación política coincidiendo con el arranque de 2015, un año en el que se celebrarán elecciones municipales, autonómicas y generales. Paro y corrupción, máximas preocupaciones.

La encuestada, dada a conocer este jueves, confirma que los principales problemas del país son los mismos que a principios de 2014 y continúan encabezados por el paro y la corrupción.

 

Eso sí, a lo largo de los últimos doce meses la inquietud por el paro ha caído tres puntos, mientras que la que genera la corrupción se ha incrementado en 20,5 puntos en este periodo.
 

El sondeo se basa en un total de 2.477 entrevistas personales y domiciliarias realizadas en 237 municipios de 49 provincias entre el 1 y el 11 diciembre y tiene un margen de error de más/menos 2%.

 

En el arranque de este año electoral, el porcentaje de españoles que ven mal o muy mal la situación política es mayor que el de los que dedican los mismos calificativos a la situación económica: el 84,2% frente al 82%.

 

Aunque los que descalifican la actual coyuntura son menos que en noviembre, cuando llegaron al 87,2%, han crecido respecto a enero de 2014, cuando se situaron en el 81,8%. La situación política sólo es "buena" o "muy buena" ahora para el 1,5% y doce meses antes lo era para el 1,9%.

 

CAÍDA DEL PESIMISMO ECONÓMICO

 

Para el 46,2%, el escenario político está peor que un año antes y sólo lo ven mejor el 3,7%. Cuando se pregunta por las previsiones para finales del año que acaba de empezar, el 15,6 augura que mejorará, pero el 26% pronostica que será aún peor.

 

Por contra, en 2014 ha ido disminuyendo el porcentaje de los que juzgan "malo" o "muy malo" el estado de la economía. Si hace justo un año eran de esa opinión el 86,7%, ahora la comparte el 82%. En el último mes el descenso ha sido de 3,8 puntos. En el otro lado de la balanza figura un 1,6% que lo califica de "bueno" o "muy bueno", cuando en enero de 2014 ese porcentaje se quedó en el 0,8%.

 

El 13,2% cree que ahora la economía está mejor que un año antes frente al 38,4% que considera que está peor. Con la vista puesta en finales de 2015, confía en que mejore el 22,5% (el año había arrancado con un 23,3%), pero hay un 21,8% que cree que empeorará, dos puntos menos que un año antes.

 

ECONOMÍA Y CLASE POLÍTICA PREOCUPAN ALGO MENOS

 

La relación de problemas nacionales que mensualmente surge de las encuestas del CIS no ha registrado variaciones en su cúspide durante 2014. Las cuatro principales preocupaciones siguen siendo las mismas y en el mismo orden, pero mientras ha bajado la inquietud por el desempleo, los problemas económicos y la clase política, la que genera la corrupción se ha anotado un importante repunte.

 

Así, si enero de 2014 el paro --primer problema-- era citado en el 78,5% de los cuestionarios, en diciembre apareció en el 75,5% (1,5 puntos menos que en noviembre). La corrupción, que cumple su primer año completo como segundo problema nacional, había arrancado el 2014 con un 39,5% de menciones y lo ha cerrado con un 60%. Su récord histórico lo marcó en noviembre, con un 63,8%.

 

n tercera posición continúan los problemas económicos, que han pasado de un 30,5% de menciones en enero a un 25% en diciembre, y la cuarta es para la clase política, que también preocupa menos que hace un año cuando sumaba el 26,9%, mientras que ahora se queda con un 21,8%. También ha descendido la inquietud por el Gobierno y los partidos, al pasar del 3,7% al 2,6% a lo largo del año.

 

PROBLEMAS SOCIALES, SANIDAD Y EDUCACIÓN

 

Además, 2014 ha terminado con los problemas de índole social marcando un récord, con el 10,8% de menciones, y en el quinto lugar de la tabla. Los problemas sociales iniciaron el año pasado en el sexto puesto (7,5%), pasaron por el séptimo (8,4% en febrero) y han acabado en el quinto.

 

A principios del año pasado ese puesto era para la sanidad, que ha cedido uno y se queda como sexta preocupación, con el 10,6%. La séptima es la educación, con un 7,5%, en cotas similares a las de hace un año.

 

En la parte baja de la tabla están, entre otros problemas, los nacionalismos, que irrumpieron en la relación el pasado mes de julio con un 2,2%, subieron al 3,4% en octubre en vísperas de la consulta catalana, y ahora están en el 1,7%. Por su parte, la monarquía ha cerrado 2014 sin ser mencionada como un problema, cuando coincidiendo con la coronación de Felipe VI había alcanzado el 1,1%.

 

MENOS PESIMISMO ENTRE LOS PARADOS

 

Respecto a los problemas que más afectan personalmente a los entrevistados, el paro sigue en primer lugar (45,4%) seguido de los problemas económicos (26,6%), la corrupción (18%), la sanidad (9,9%), la educación (8,3%), los relacionados con la calidad del empleo (8,2%) y los políticos (8%).

 

Del 42% de los encuestados que tienen empleo, el 73,6% no ve probable perderlo, pero hay un 17% que sí baraja esa posibilidad, cifras similares a las de un año antes. Por contra, sí hay variación en las perspectivas de los parados, ya que el 33% confía en colocarse en el próximo año (tres puntos más que en diciembre de 2013) frente al 55,8% que no cree que eso suceda. Este último porcentaje ascendía al 62,4% hace un año.

Centro De Investigaciones Sociológicas