Ocho de cada diez castellanoleoneses ahorran más del 10 por ciento de sus ingresos

Billetes de euro

El 81 por ciento de los castellanoleoneses ahorra más de una décima parte de sus ingresos a final de mes, según se desprende de la II Encuesta realizada por EFPA España (Asociación Europea de Asesores Financieros).

Se trata de una cifra bastante por encima de la media a nivel nacional, donde solo el 57 por ciento puede ahorrar más de un 10 de su renta, y que sitúa a los inversores de la comunidad en la parte alta del ranking nacional, solo superados por vascos, navarros y riojanos.

Si se compara con la anterior encuesta, también se percibe una cierta mejoría ya que, en esa ocasión, el porcentaje de castellano leoneses que ahorraba más de una décima parte de sus ingresos no superaba el 70 por ciento.

En cuanto a los productos de inversión, los depósitos son la primera opción de los castellanoleones. Es el elegido por un 51 por ciento de los consultados por EFPA España, mientras que cuatro de cada diez se decantan por los fondos de inversión, el doble que en la anterior encuesta.

Por otra parte, un 6 por ciento elige la renta fija como primera alternativa de inversión y apenas el 2 considera la Bolsa como su opción prioritaria. Precisamente, a la hora de elegir un producto financiero, los inversores de la región consideran el riesgo como la característica que más pesa en su decisión final, por delante de la rentabilidad, la liquidez o la comprensión del mismo.

MÁS CONFIANZA EN LA ECONOMÍA

Otra de las conclusiones que se extraen de la encuesta que elabora cada año EFPA España tiene relación con el nivel de confianza en la economía, un parámetro que ha mejorado en los doce últimos meses.

Si hace solo un año apenas un 30 por ciento de los castellanoleoneses había aumentado su confianza, ahora esa cifra se dispara hasta el 75, diez puntos por encima de la media nacional, aunque eso sí, sólo un 9 señala que su nivel de confianza "ha aumentado bastante".

No obstante, casi tres de cada diez encuestados aplazan la recuperación económica definitiva hasta el año 2017, en el mejor de los casos, y un 42 por ciento confía en que la crisis finalice a lo largo de este mismo año.

Lo que sí ha disminuido por culpa de la crisis es la relación entre cliente y entidad. Hasta el punto de que el 78 por ciento de los ahorradores de Castilla y León confía en su banco menos que antes de la crisis y un 8 directamente ha perdido toda la confianza.

Pero éste no es el único cambio que se ha producido en las costumbres de inversión de los clientes particulares tras tantos años de crisis. Ahora, los ahorradores se preocupan "mucho más" por las características de los productos que contratan, como atestiguan el 98 por ciento de los consultados.

En este sentido, más de la mitad de los asesores financieros de EFPA España en Castilla y León (53 por ciento) confirma un incremento en el número de clientes que solicita asesoramiento profesional.

CONSEJOS DE ASESORES Y JUBILACIÓN

Por otra parte, siete de cada diez ahorradores siguen las indicaciones de sus asesores financieros, mientras que un 15 por ciento se fía de sus propios conocimientos y más de la mitad (52) reconoce que su perfil de inversión es más conservador ahora que antes de la crisis.

Eso sí, un 18 por ciento de los clientes de Castilla y León ha adoptado un perfil inversor más arriesgado en el último año gracias al incremento de la confianza en la situación económica y la necesidad de asumir riesgos para lograr rentabilidad.

"Aunque no es una cifra muy alta, sí que indica una interesante tendencia, puesto que en la anterior encuesta prácticamente nadie reconocía haber adoptado más riesgos en sus inversiones", señalan.

Según el mismo estudio, la crisis económica y, sobre todo, los cambios en la pirámide de población española "amenzan" el sistema actual de pensiones, lo que provoca un interés creciente en los productos de ahorro para la jubilación.

El 17 por ciento de los encuestados por EFPA España en la región contrató en el último año un plan de pensiones y uno de cada cuatro se interesó por otros productos alternativos como los PIAS, PPA o seguros de vida de ahorro.