Ocho claves para elegir una buena hipoteca

Las hipotecas nos acompañan durante mucho tiempo. Por eso, elegir una que se adapte a nuestras necesidades y con la que corramos el menor riesgo posible es de vital importancia.

Las hipotecas nos acompañan durante mucho tiempo. Por eso, elegir una que se adapte a nuestras necesidades y con la que corramos el menor riesgo posible es de vital importancia.

 

Antes de firmar un contrato hipotecario es importante repasar bien los términos que incluye. Analizar y comparar las distintas opciones que ofertan las entidades nos ayudará a encontrar una hipoteca hecha a nuestra medida.

 

Estos son, según la web kelisto.es, las principales claves a tener en cuenta para conseguir un préstamo hipotecario que nos favorezca:

 

Ocho claves para elegir una buena hipoteca

 

1. INTERÉS

 

En el caso de las hipotecas variables, es importante estudiar hasta el mínimo detalle el interés que hay que pagar y cómo podría variar esta cuantía con los cambios del euríbor. El interés que hay que pagar es la suma del índice de referencia (generalmente el euríbor a un año) y el porcentaje que fije la entidad bancaria.

 

2. VINCULACIÓN DE PRODUCTOS

 

Hay que tener en cuenta que muchos bancos requieren que el cliente contrate varios de sus productos como condición para concederle una hipoteca. Los contratos con menos vinculación suelen incluir una cuenta en nómina, un seguro de hogar y uno de vida, aunque hay entidades que exigen casi el doble de vinculación.

 

3. COMISIONES DE APERTURA Y ESTUDIO

 

Estos dos pagos se realizan al inicio de la vida hipotecaria. La comisión de apertura suele oscilar entre el 0,5% y el 1% del crédito concedido. El coste de estudio cubre las gestiones que los bancos realizan para comprobar la solvencia del cliente y su cobro también suele suponer un porcentaje sobre el dinero pedido.

 

4. COMISIÓN DE DESISTIMIENTO

 

Es el cargo que la entidad pasa al usuario si este cancela de manera anticipada la hipoteca. Según lo establecido en la ley, la comisión no puede superar el 0,5% del total del dinero prestado si se cancela durante los cinco primeros años, ni el 0,25% si se da de baja en los años siguientes.

 

5. CLÁUSULAS

 

Es importante analizar y comparar las cláusulas que incluye el contrato, ya que a partir de éstas se pueden realizar cambios en el funcionamiento normal de una hipoteca. Una de las más populares es la 'cláusula suelo', que limita el mínimo de interés que se ha de pagar por una hipoteca e impiden que el consumidor se beneficie de las caídas del euríbor a partir de un determinado descenso.

 

6. FINANCIACIÓN

 

Por lo general, las hipotecas sólo conceden una cantidad equivalente al 80% del valor de tasación o compra de la vivienda, aunque es importante prestar atención porque en algunos casos se puede llegar a conceder hasta el 100%.

 

7. INGRESOS MÍNIMOS

 

Es importante cumplir con los ingresos mínimos que la entidad financiera exige para la concesión de hipotecas. Algunas veces los bancos no se conforman con que el cliente tenga un trabajo estable, sino que requieren que su nómina supere una cifra mínima que es imprescindible conocer.

 

8. PLAZO DE AMORTIZACIÓN

 

Es conveniente contratar una hipoteca que se acople lo máximo posible a los plazos de devolución estrictamente necesarios. Lo más recomendable es optar por aquellas entidades que ofrezcan los mínimos plazos dentro de las posibilidades económicas de cada usuario.