Observan directamente las explosiones más grandes del Universo

Observaciones del telescopio Atacama Large Millimeter Array (ALMA) han captado, por primera vez de manera directa, el trazado de gas molecular y polvo que se producen durante las explosiones de rayos gamma (GRBs) en las galaxias, los estallidos más grandes en el Universo.

 

Además, gracias a esta imagen, que ha sido publicada en 'Nature', se ha observado menos gas de lo esperado, y en consecuencia, mucho más polvo, por lo que algunos de los GRBs aparecen como "oscuros".

 

Los estallidos de rayos gamma son intensas ráfagas de energía extremadamente alta observadas en galaxias distantes. Las explosiones que duran más de un par de segundos son conocidas como estallidos de rayos gamma de larga duración (LGRBs) y se asocian con las explosiones de supernovas.

 

En cuestión de segundos, las ráfagas que producen estas explosiones tienen tanta energía como el Sol en toda su vida útil de diez mil millones de años. La explosión en sí a menudo es seguida por una emisión lenta, conocida como un resplandor, que se cree que puede ser creada por las colisiones entre el material expulsado y el gas circundante.

 

Sin embargo, algunos estallidos de rayos gamma misteriosamente parecen no tener ningún resplandor y se les conoce como los estallidos oscuros. Una posible explicación es que las nubes de polvo que absorben la radiación resplandor.

 

Este trabajo, elaborado por un equipo japonés desde el Observatorio Astronómico Nacional de Japón, ha detectado la emisión de radio del gas molecular en dos LGRB oscuros --GRB 020819B y GRB 051022-- a 4.300 millones y 6.900 millones de años luz, respectivamente.

 

El autor principal del estudio, Kotaro Kohno, ha explicado que habían estado buscando el gas molecular de GRB en galaxias durante más de diez años, usando varios telescopios de todo el mundo. "Como resultado de nuestro duro trabajo, finalmente se ha logrado un avance notable usando el poder de ALMA. Estamos muy contentos con lo que hemos logrado", ha señalado.

 

Otro logro notable posible gracias a la alta resolución de ALMA fue destapar la distribución de gas molecular y polvo en las galaxias anfitrionas de GRB. Así, observaciones de GRB 020819B revelaron un ambiente notablemente rico en polvo en las afueras de la galaxia anfitriona, mientras que el gas molecular se encontró sólo en el entorno de su centro. Esta es la primera vez que se ha revelado tal distribución entre galaxias anfitrionas.