Objetivo Valladolid: 450.000 visitantes y 800.000 pernoctaciones para 2019

El Plan Estratégico puesto en marcha para los próximos tres años pretende aumentar un 20% el número de visitantes en Valladolid, un incremento tan ambicioso que no tiene precedente en la última década.

Decía el alcalde Óscar Puente, en la presentación del Plan Estratégico de Turismo 2016-2019, que Valladolid está lejos de alcanzar su máximo potencial en este sentido. Y con esa ambición se ha configurado el nuevo modelo que servirá de referencia para trabajar los próximos tres años en relación a la demanda turística, con un objetivo que pretende disparar las cifras de visitantes y, sobre todo, la de pernoctaciones.

 

En el informe técnico proporcionado por el Ayuntamiento de Valladolid se indica que los objetivos para 2019 son que Valladolid reciba anualmente 450.000 visitantes, en torno a las 800.000 pernoctaciones, y se amplíe la estancia media hasta los 1,85 días por turista. Esto supondría respectivamente aumentos del 20%, 28%, y 0,12 días respecto a lo registrado en 2015, cuando Valladolid recibió 380.530 visitantes, 658.979 pernoctaciones y una estancia media de cada uno de ellos de 1,73 días.

 

Si bien es cierto que tanto 2014 como 2015 supusieron para Valladolid un impulso importante en cuanto al turismo, según las cifras obtenidas de la Encuesta de Ocupación Hotelera elaborada por el INE, el objetivo que ahora se fija el equipo de Gobierno municipal quiere ser un gran salto. El anterior Plan Estratégico 2010-2014 logró un incremento del 7% en viajeros y del 12% en pernoctaciones según ha destacado Luis Herrero, responsable de la empresa tmrexperience encargada de elaborar el actual Plan. En esta ocasión, en un año menos, se pretende duplicar esas subidas.

 

Si se compara el periodo 2000-2015, siempre según las cifras ofrecidas por el propio Ayuntamiento de Valladolid, el número de pernoctaciones creció en esos quince años en 176.512, y el número de viajeros que recalaron en la ciudad en 122.783 personas. El actual Plan Estratégico que hoy martes 14 de junio se ha presentado en el Museo de la Ciencia contempla un incremento en tres años de 141.000 pernoctaciones y 69.000 viajeros, meta que de conseguirse podría ser considerada un auténtico éxito.

 

¿QUIÉNES VISITAN VALLADOLID?

 

Para no fallar a la previsión el Plan ha dibujado diferentes estrategias para abordar varios mercados geográficos y diseñar productos que marquen la diferencia.En 2015 el turista nacional supuso el 81% del total en Valladolid, entre los que destacan los que llegan desde la Comunidad de Madrid (31%) y otras provincias de Castilla y León (20%), muy por encima de los siguientes, con porcentajes que no superan el 7% (Andalucía, Comunidad Valencia, Cataluña y el País Vasco, por este orden, según el Observatorio Turístico de Valladolid en 2014).

 

Entre los turistas internacionales, ese 19% que llegó a Valladolid en 2015, destacan sobre todo los franceses (30%), portugueses (11%), y habitantes del Reino Unido (10%). Para mejorar estas cifras el nuevo Plan Estratégico busca afianzar lo que ya se tiene e intentar mejorar la imagen turística de Valladolid entre gallegos, asturianos y catalanes, y llegar hasta los nacionales de los EEUU, Alemania, países iberoamericanos y mercados asiáticos como la India, China y Japón, actualmente con un alto potencial no solo por número de ciudadanos -estos tres países juntos suman más de un tercio de la población mundial, casi 3.000 millones de personas- sino también por su creciente poder adquisitivo.

 

Para poder entrar en estos mercados el Ayuntamiento de Valladolid ha realizado un estudio de qué productos turísticos que la ciudad puede ofrecer interesan más en cada región. Y, el catalogado como más valioso es el enogastronómico, todo lo relacionado con el vino y la comida que se espera sea el motor turístico de una ciudad que también intentará hacer del turismo cultural y el de congresos sus principales atractivos. En un segundo plano, aunque también a considerar, el Plan Estratégico destaca los eventos deportivos, el turismo familiar, el idomático (aprendizaje del castellano), el turismo de los millennials (esa generación nacida entre los años 80 y mediados de los 90), el LGTB (lesbianas, gays, transexuales y bisexuales) y el Valladolid Film Office (atraer rodajes de películas y series a la ciudad) como patas que sostienen una ambiciosa apuesta. En 2019 tendremos la respuesta.

Noticias relacionadas