Nuevo golpe de autoridad del Real Valladolid con mensaje en clave de ascenso

El colombiano Mojica, en una acción del partido en Mallorca.

Tras el descalabro de la pasada jornada ante el Llagostera, el Real Valladolid reaccionó con una gran victoria a domicilio ante el Mallorca (1-5) para asentar su candidatura al ascenso en el estreno de la segunda vuelta. Impresionante estreno goleador de Pereira.

RCD MALLORCA: Cabrero; Company (Truyols, min. 75), Kasim, Bigas, Saborit (Gulan, minuto 60); Bustos, Joao Víctor; Joselu, Asensio, Pereira; Fofo (Markovic, min. 46). 

 

REAL VALLADOLID: Javi Varas, Chica, Rueda, Valiente (Samuel, minuto 75), Peña; Leao, Timor (Álvaro Rubio, min. 67), Mojica, Óscar González, Jeffren; Pereira (Omar, min. 68).

 

GOLES: 1-0 (minuto 4); Asensio. 1-1 (min.17); Jonatan Pereira. 1-2 (min.22); Jonatan Pereira; 1-3 (min. 27); Mojica. 1-4 (min.48); Jonatan Pereira. 1-5 (min. 62); Óscar. 

 

ÁRBITRO: Piñeriro Crespo. Mostró tarjetas amarillas a Bigas y Bustos (Mallorca) y Jeffren y Timor (Real Valladolid). 

 

INCIDENCIAS: Iberostar Estadi de Mallorca. 6.118 espectadores.

 

Este Real Valladolid es un equipo incomprensible. Si el domingo pasado despertó todas las dudas del universo futbolístico de la Segunda División son su sonora derrota ante el Llagostera, en esta ocasión ha vuelto al particular olimpo de los candidatos al ascenso directo con un triunfo incontestable ante el Mallorca.

 

Rubi apostó por colocar a Jonatan Pereira cerca del área, como hombre más adelantado de su equipo buscanso la conexión final con esa calidad que atesora el equipo de medio campo hacia adelante, y la respuesta llegó en forma de goles. Goles y reacción, no solo para superar el naufragio de Palamós sino también para levantar el ánimo tras el primer gol del Mallorca apenas comenzado el encuentro tras un fallo en cadena de la defensa visitante.

 

El buen juego del Real Valladolid hizo del partido un coser y cantar con una segunda parte de monólogo visitante. Jonatan Pereira dejó de nuevo su sello con su tercer gol y, más tarde, Óscar redondeaba la goleada 

 

Esas buenas sensaciones asentaron las bases de un triunfo esencial para afrontar la segunda vuelta con plenas garantías. El objetivo del Real Valladolid debe ser el ascenso automático y en la regularidad está el premio de esas dos primeras plazas.

 

Ha quedado demostrado que al equipo vallisoletano no le asustan los campos complicados, con aroma de Primera División, y en ese apartado están las visitas al Benito Villamarín y a Las Palmas. Parece claro que, con permiso de Sporting y compañía, el ascenso será cosa de Betis, Las Palmas y Valladolid. Pero para ello es necesario no repetir accidentes como lo de Llagostera.