Nuevo 'clásico', dos estilos... y un objetivo común: Reinar

El Madrid de Laso y el Barcelona de Pascual miden sus fuerzas de nuevo para conseguir el segundo título de la temporada. Duelo en todo lo alto entre dos de los mejores equipos del Vieno Continente.

 

EN DETALLE

 

REAL MADRID: Llull, Darden, Rudy Fernández, Mirotic y Bourousis --posible quinteto inicial--; Sergio Rodríguez, Carroll, Draper, Reyes, Mejri, Slaughter y Díez.

  

FC BARCELONA: Huertas, Navarro, Papanikolaou, Lorbek y Tomic --posible quinteto inicial--; Pullen, Sada, Oleson, Todorovic, Abrines, Nachbar y Dorsey.

  

SEDE: Martín Carpena.

  

HORA: 18.00/La1 y TVE HD.

 cuartEl Real Madrid parte como favorito en la final de la Copa del Rey frente al FC Barcelona,a en los últimos cinco años, que este domingo (18 horas/La1 y TVE HD) designará en Málaga al equipo más laureado en la historia de la competición, un 'clásico' plagado de talento que el equipo blanco afronta invicto en competiciones nacionales y con la sensación de que le tiene tomada la media al vigente campeón.

  

El papel de favorito con el que el Real Madrid llegó a Málaga ha quedado aún más reforzado después de los tres primeros días de competición. El equipo blanco despachó sin piedad a Herbalife Gran Canaria y CAI Zaragoza, convirtiéndose en el primer equipo desde 2001 que alcanza la final ganando sus dos partidos previos por más de 20 puntos.

  

En ambos duelos, el equipo entrenado por Pablo Laso ahogó a sus rivales desde la defensa, con una presión muy intensa en la línea exterior incomodando sobremanera la labor de los 'francotiradores' rivales. En ataque, el talento de Sergio Rodríguez, Rudy Fernández o Nikola Mirotic, sobró para dejar los partidos sentenciados al descanso.

  

Quizá el único punto débil, si realmente lo ha sido, llegó en la defensa interior al '5' rival, ya que tanto Walter Tavares (16 puntos, 12 rebotes) como Giorgi Shermadini (19 puntos) encontraron huecos para hacer daño cerca del aro. De esta forma, Ioannis Bourousis está llamado a apretarle las tuercas a Ante Tomic, que cogió la responsabilidad cuando más quemaba la pelota en la semifinal contra el Valencia.

  

En dicho encuentro, el Barça se tomaba la revancha de la derrota liguera sufrida seis días atrás gracias a su acierto en el perímetro (11/18 en triples y 20 puntos de Juan Carlos Navarro). Igual que en anteriores temporadas, un equipo azulgrana irregular en la primera mitad de la temporada alcanzaba su máximo nivel en la Copa para colarse en su quinta final consecutiva.

  

A esta mejoría en el juego se une la frescura física, ya que el duelo de cuartos fue un trámite frente al Iberostar Tenerife, al que endosó la victoria más amplia en la historia de la Copa (102-60). Tan solo el acelerón final de un Valencia incansable, que peleó por la remontada hasta el final, erosionó en parte las energías de los pupilos de Xavi Pascual.

  

La historia sonríe al club catalán, que acumula una llamativa estadística favorable en los duelos coperos contra su eterno rival con el actual formato de competición (15-3). De esos 18 duelos, siete han llegado en forma de final (5-2) y dos de ellos precisamente en Málaga, donde el Barça se siente como en casa. Tanto en 2001 (80-77) como en 2007 (69-53) el equipo azulgrana se coronó campeón ante el Madrid, muescas de un balance histórico en el que ambos clubes están empatados a títulos: 23.

  

Sin embargo, la historia reciente se decanta a favor del líder de la Liga Endesa, que esta temporada ya se impuso en la final de la Supercopa Endesa (83-79) y aún con mayor claridad en el duelo liguero (98-84), donde Rudy Fernández lideró la victoria en Madrid con 18 puntos. Números del duelo de 'grandes' del baloncesto español, una batalla donde los duelos Sergio Rodríguez-Marcelinho, Navarro-Rudy o Tomic-Bourousis pueden declinar la balanza.