Tribuna mini Saltar publicidad
Cortinilla bose tribuna va 800x800px file

Nueve de cada diez españoles creen que hay mucho fraude y que es injusto cómo se recaudan impuestos

Oficina de la Agencia Tributaria.

El 64,8% de los encuestados cree que paga más impuestos y cotizaciones de lo que luego recibe vía servicios sociales.

El 94,8% de los ciudadanos cree que en España el nivel de fraude fiscal es bastante alto o muy alto, y el 89% opina que el reparto de la carga fiscal es injusta y que no pagan más quienes más tienen. Por su parte, casi siete de cada diez personas considera que los impuestos en nuestro país son muy elevados, llegando casi al 40% el número de quienes creen que se paga más que en otros países europeos.


Así se desprende de la encuesta de 'Opinión pública y política fiscal' publicada este miércoles por el Centro de Investigaciones Sociológicas (CIS), basada en 2.469 entrevistas personales y domiciliarias realizadas en 245 municipios de 48 provincias entre el 9 y el 21 de julio, y que tiene un margen de error del más/menos 2%. El sondeo tuvo lugar apenas una semana antes de que el Consejo de Ministros aprobara la reforma fiscal que entrará en vigor el próximo 1 de enero.
 

Según los resultados del CIS, el 50,7% de los encuestados cree que la sociedad es poco o muy poco consciente y responsable a la hora de pagar impuestos, frente al 43,3% que opina que lo es mucho o bastante. La cosa cambia cuando el encuestado habla de si mismo (valoración personal), pues el 88,8% de los entrevistados se define como muy o bastante responsable.

 



CULPA DE LA CRISIS ECONÓMICA

A renglón seguido el CIS pregunta sobre el fraude, a lo que el 94,8% de los ciudadanos señala que en España existe mucho o bastante fraude fiscal, frente al apenas 2,7% que cree que la evasión es poca o muy poca.

Estos datos contrastan con las respuestas que dan los ciudadanos en relación con la gente que conocen, ya que hasta el 67,5% creen que bastantes o todos sus allegados declaran la totalidad de sus ingresos en el IRPF, frente al 17,9% que sospecha que pocos o ninguno lo hacen; mientras que el porcentaje se queda en el 49,6% en el caso de quienes declaran todos o bastantes de sus ingresos en el IVA frente al 26,4% que creen que lo hacen pocos o ninguno.
 

Las razones principales que justificarían este comportamiento son que la escasez de empleo obliga a aceptar "cualquier trabajo, aunque no se declaren dichos ingresos" (22,2%) y que los salarios son demasiado bajos y "hay que buscar otras opciones para conseguir dinero" (19,5%).
 

Entre los efectos que la evasión fiscal tiene, los ciudadanos destacan que "crea injusticias, pues unos tienen que pagar lo que dejan de pagar otros" (30,4%) y que "disminuye los recursos para financiar los servicios públicos y prestaciones sociales" (27,3%). Además, hasta el 20% de los encuestados lamenta que estos comportamientos conllevan subidas fiscales para quienes sí cumplen con el Fisco.



CONCIENCIA FISCAL

Preguntados sobre las razones por las que la gente no engaña más a la Agencia Tributaria, hasta el 86,4% cree que se debe a la conciencia fiscal y a que "engañar a Hacienda es engañar al resto de los ciudadanos". De hecho, el 86,7% de los ciudadanos considera que ocultar parte de la renta está mal.

Por su parte, el 71,2% de los encuestados considera que si no se defrauda más es por "miedo a una revisión", a pesar de que siete de cada diez ciudadanos de los que en 2013 presentaron Declaración de la Renta consideran poco o nada probable que se les haga una 'paralela'. El número de personas que opina que casi todo el mundo engaña algo al pagar sus impuestos y que la Administración ya cuenta con ello es prácticamente el mismo que quienes discrepan de esta afirmación (42,3% frente a 42,4%).

Con respecto a la lucha contra el fraude, el 67,3% de los ciudadanos cree que los esfuerzos que hace el Gobierno son pocos o muy pocos, y apenas el 22,6% los considera suficientes.

 

IMPUESTOS MUY ALTOS

Por otra parte, el 48,2% de los encuestados opina que los impuestos son necesarios para que el Estado pueda prestar servicios públicos, aunque hasta el 38,4% los ve como "algo que el Estado obliga a pagar sin saber muy bien a cambio de qué". Además, el 88,9% lamenta que los impuestos no se cobran con justicia, frente a sólo un 6,8% que sí cree que quienes más tienen tributan más.

Con todo ello, el 68,9% de los ciudadanos cree que los españoles pagan muchos impuestos, frente al 26,9% que consideran la presión fiscal regular o baja. En comparación con otros estados europeos, hasta el 39,2% de los encuestados tiene la sensación de que la tributación es superior en España, frente al 17,3% que la estima inferior y el 12,1% que cree que es similar. Casi tres de cada diez reconoce no poder hacer esta comparación.

Y es que más de la mitad de los españoles (67,5%) cree que la sociedad se beneficia poco o nada de los servicios y prestaciones que se pagan con los tributos, y un 64,8% considera que recibe menos de lo que aporta por la vía fiscal y por las cotizaciones.

 

SERVICIOS PÚBLICOS

De hecho, los ciudadanos suspenden el funcionamiento de todos los servicios públicos, particularmente la administración de Justicia, que el 78,4% valora poco o nada satisfactoriamente; la Dependencia, con el 72,4% de desaprobación; y la enseñanza, con el 60%. El único servicio valorado como bastante o muy satisfactorio por más de la mitad de los encuestados (51,4%) es el transporte público, mientras que la seguridad ciudadana consigue el aprobado de poco más de la mitad de la muestra (50,6%).

Preguntados sobre si los recursos que se destinan a cada servicio público son o no adecuados, el 72,5% cree que recibe muy pocos fondos la ayuda a los dependientes, el 68,3% cree que la Sanidad está infradotada, el 64,7% opina lo mismo respecto de las pensiones, el 63,5% echa en falta más dinero para Educación, y el 62,7% ve escaso lo que se destina a protección por desempleo.

Sólo el transporte y la seguridad ciudadana están justamente dotados para la mayor parte de la población (53% y 52,1%, respectivamente), mientras que el 38,8% de los ciudadanos consideran que la defensa recibe demasiado dinero.

Finalmente, el CIS también pregunta al 67,5% de quienes presentaron declaración de IRPF el año pasado --correspondiente al ejercicio 2013-- si marcaron alguna casilla especial, a lo que un tercio (33,2%) reconoció haber marcado la casilla de los fines sociales frente al 17,2% que dio aportación a la Iglesia Católica. El 9,8% marcó ambas opciones y el 28,6% no eligió ninguna.