Nuevas opciones para el soterramiento de Valladolid; dejar en la superficie la estación de tren

Manuel Saravia, concejal de Urbanismo, atiende a los medios tras la reunión. JUAN POSTIGO

La Sociedad Valladolid Alta Velocidad se ha reunido de nuevo este viernes y se han puesto sobre la mesa todos los posibles proyectos, hasta catorce diferentes.

Vuelta de tuerca al proyecto del soterramiento después de una nueva reunión del Consejo de Valladolid Alta Velocidad. Y es que en la actualidad, con todo el mundo pendiente de los 125 millones que tiene que devolver la Sociedad en principio el 31 de marzo –todo indica que el plazo se prorrogará-, existe la opción de mantener la idea inicial o, por el contrario, encontrar otras vías.

 

Este viernes se ha querido poner en claro cuáles son estas opciones, nada menos que hasta catorce, entre las que se incluye el mencionado proyecto inicial. “Han traído tres grandes posibilidades y la última de ellas dividida en doce diferentes”, ha comenzado explicando el concejal de Urbanismo, Manuel Saravia, en referencia al trabajo de los técnicos de Renfe, quienes se comprometieron a traer para este viernes todo el abanico de opciones.

 

“La primera es la inicial, la de la tuneladora, con el proyecto aprobado desde 2010. La segunda es el mismo pero con muros pantalla, lo que permitiría hacerlo por fases. En tercer lugar se ha planteado dejar la estación de Campo Grande en superficie y plantear soterramientos de mayor o menor dimensión a un lado y a otro”, desveló entonces Saravia. Ahí está la novedad, y es que el proyecto inicial planteaba en todo momento meter bajo tierra la Estación Norte.

 

Además, esta última posibilidad se dividiría a su vez en hasta doce diferentes, aunque bastante parecidas entre sí, con detalles como poner dos o tres vías, bajar más o menos por debajo de la superficie... Lo bueno de esto sería que de los 400 millones que faltarían de pagar para el soterramiento, se quedarían finalmente en 200.

 

¿Lo malo? Que el proyecto inicial sí tiene aprobadas las licencias ambientales, mientras que si se opta por esta nueva opción o por los muros pantalla, tocaría renovarlas y supondría al menos dos años más de retraso. Algo que está dispuesto a asumir la Sociedad Valladolid Alta Velocidad con tal de que el soterramiento salga adelante.

 

Esta alternativa de dejar la Estación Norte de Valladolid arriba con las vías soterradas es novedoso hasta cierto punto, ya que en lugares como París, Burdeos o Birmingham se funciona de esta manera. “Es verdad que hay que entrar soterrado y luego subir, pero no tiene por qué notarse. En las estaciones de metro se baja de cota y no nos damos cuenta. No habría caso de montaña rusa”, bromeó el concejal de Hacienda, Antonio Gato, quien acompañó a Saravia en la comparecencia ante los medios.

 

¿Y qué es lo que preferiría el Ayuntamiento de Valladolid? Pues por ahora prefiere no pronunciarse y no ve ninguna opción como preferente. En este plazo de un mes los técnicos de Urbanismo verán qué es lo más interesante en este sentido. “Lo vamos a estudiar, no digo ni que sí ni que no, pero antes de tomar la decisión habrá que preguntar a los vecinos”, explicó Saravia. Esta es otra clave, ya que el Consistorio, con todas las cartas sobre la mesa, quiere preguntar a los vallisoletanos qué prefieren ellos. ¿Cuándo? Por ahora no hay fechas.

Noticias relacionadas