Nuevas apuestas empresariales para reactivar el comercio del centro

La Calle Santiago y varias vías contiguas están viendo cómo muchas tiendas abren sus puertas estas fechas, si bien desde AVADECO se muestran prudentes con esta posible recuperación.

“Se está reactivando la implantación de pequeñas locomotoras por el casco antiguo, es un paso adelante”. Las palabras de Alejandro García, presidente de la Agrupación Vallisoletana de Comercio –AVADECO-, respecto a las múltiples tiendas y negocios que están abriendo sus puertas estos días por la zona de la Calle Santiago se pueden decir más altas, pero difícilmente pueden ser más claras.

 

No hay más que dar un paseo por la céntrica vía vallisoletana o sus calles aledañas para percatarse de que, efectivamente, hay varios negocios que han subido la persiana al público recientemente. Las especialistas en ropa Mango y Pull and Bear son dos ejemplos de grandes empresas, pero los pequeños también se están atreviendo.

 

En bisutería Aristocracy o la pequeña tienda de cigarros electrónicos Vanité también han empezado a atender desde hace poco. Y otras tantas. “Las fugas a los centros comerciales de las afueras están yendo a menos, la implantación de algunos cambios, como el que hemos visto en el Plan General, están siendo claves. Este decía que los antiguos edificios tenían que tener parte de viviendas y oficinas, ahora no es así”, sigue explicando Alejandro García.

 

Eso sí, el presidente de AVADECO, a pesar de ver con buenos ojos estas iniciativas empresariales, no quiere dejar de mostrarse cauto. “Yo tampoco veo los brotes verdes todavía. Sí las veo en las grandes cifras, pero no en la calle aún”, explica en referencia al consumo. “Quedan unos meses de sufrir, el empleo que se está creando no es de la calidad de antes, hay mucho contrato temporal. Lo más importante es que sigue habiendo falta de consumo por parte del ciudadano”.

 

¿Pero a qué causas podría responder esta nueva fiebre? “Nuestro sector es un sector refugio, para esos emprendedores que pueden permitirse iniciar algo si no tienen nada, pero muchos no están bien asesorados. Ellos nos preguntan y nosotros les asesoramos, pero lo cierto es que muchos no llegan a los dos años de vida", sigue García.

 

Un aspecto bastante perjudicial, ya que estas tiendas tienen fecha de caducidad. "Lo malo es que esto puede distorsionar las ventas, porque con las liquidaciones perjudicas al de al lado".

 

En todo caso, el presidente de AVADECO concluye viendo la botella medio llena. "Somos optimistas aunque no veamos esos brotes verdes, porque se puede ver actividad en la calle", asegura, para concluir con un "hoy no se puede comprar más barato, dado el contexto actual". Situación que, si todo marcha bien, debería ayudar a que estos nuevos negocios progresen como deben.