Nochevieja 'a medias' por culpa de la amenaza yihadista

Desde hace meses, la policía tiene tomadas las calles de Bruselas

Aforo limitado en la Puerta del Sol en Madrid, celebración suspendida en Bruselas, sin fuegos artificiales en París, con más seguridad en New York... las celebraciones de Año Nuevo se quedarán 'a medias' en más de un lugar por culpa de la amenaza terrorista del yihadismo. 

El aforo de la Puerta del Sol de Madrid estará limitado a 25.000 personas por primera vez durante las tradicionales campanadas de Nochevieja por motivos de seguridad. Se estima que habrá 2,6 personas por metro cuadrado.

 

Por supuesto esa preocupación por la seguridad, en gran medida por culpa de la amenaza del terrorismo yihadista se extiende a otros lugares de Europa y del mundo. El alcalde de Bruselas, Yvan Mayeur, ha anunciado que su Gobierno ha decidido suspender las celebraciones de Año Nuevo en la capital belga por la amenaza yihadista. Mayeur ha explicado en declaraciones a la cadena pública RTBF que, tras reunirse con el ministro de Interior, Jan Jambon, han decidido cancelar las celebraciones de Año Nuevo, debido al "carácter masivo" de las mismas.

 

Sin embargo, el regidor local ha aclarado que la seguridad de las personas que decidan acudir este 31 de diciembre al centro de la ciudad --aunque no para concentraciones multitudinarias-- estará garantizada.

 

Los actos organizados en 2014 para el cambio de año, entre los que destaca la tradicional exhibición de fuegos artificiales, lograron reunir a unas 100.000 personas en el centro de Bruselas.

 

PARÍS SIN FUEGOS ARTIFICIALES EN LOS CAMPOS ELÍSEOS

 

Las autoridades parisinas han reducido el tiempo del espectáculo de luces del Arco del Triunfo que se celebrará en Nochevieja y han cancelado la exhibición de fuegos artificiales de los Campos Elíseos para evitar que se produzcan concentraciones multitudinarias, en el marco de seguridad tras los atentados que se produjeron en la ciudad en noviembre.

 

Alrededor de 11.000 soldados, agentes de Policía y trabajadores de tareas de emergencia serán desplegados durante las celebraciones, 2.000 más que el año pasado.

 

NEW YORK REDOBLA LA SEGURIDAD

 

Unos 6.000 agentes de Policía protegerán a los visitantes que acudan a Times Square a presenciar el tradicional descenso de la bola de cristal de seis toneladas durante las celebraciones de la víspera de Año Nuevo, uno de los eventos más reconocidos de la ciudad de Nueva York. Estamos listos", ha dicho este martes el alcalde, Bill de Blasio, en una conferencia de prensa. "Somos la ciudad mejor preparada del país, la ciudad mejor preparada para evitar el terrorismo".

 

Se espera que alrededor de un millón de personas acudan al sector de Times Square el jueves para ver el descenso de la bola de cristal en la víspera de Año Nuevo, una tradición que comenzó en 1907 y sólo se interrumpió durante apagones en tiempos de guerra.