Tribuna mini Saltar publicidad
Cartel definitivo iberian file

No te dañes los ojos: Consejos si lees a través de la tablet o el smartphone

Lectura en tablet

Leer correos, mensajes o incluso libres en 'tablet' o el teléfono es una costumbre cada vez más extendida pero que puede perjudicar seriamente la vista.

Actualmente es raro que conocer a alguien diga que no lee a través de su 'smartphone' o 'tablet', ya sean mensajes, correos o, incluso, libros. Una costumbre que, si bien es cómoda porque estos dispositivos permiten leer en cualquier parte, también pueden perjudicar seriamente la vista.

 

Hay varios consejos para evitar que la lectura en estos dispositivos dañen los ojos:

 

1. Tamaño de la pantalla. Sin duda, la superficie sobre la que se muestra el texto es fundamental, no sólo en términos de calidad y resolución, sino también en cuestión de tamaño. Cuantas más pulgadas tenga nuestra pantalla, más cómoda será nuestra lectura.

 

2. Posición. Aunque el tamaño de la pantalla no es algo que podamos modificar a nuestro antojo, está demostrado que si utilizamos el terminal en horizontal nuestra vista sufrirá menos, puesto que el enfoque tiene mayor continuidad al no afrontarse a tantos saltos de línea.

 

3. Brillo. La concentración en la lectura que nos ocupa puede reducir la frecuencia de nuestro parpadeo, lo que puede generar sequedad ocular, además de la fatiga ocular propia de la exposición prolongada a las pantallas de retroiluminación LCD. Para evitar estos síntomas, es importante que ajustemos el brillo de nuestra pantalla hasta que éste sea cómodo para una lectura de larga duración, sin que deslumbre. Por lo general, una buena franja sería entre un 30 por ciento y un 50 por ciento de la intensidad máxima de la pantalla.

 

4. Distancia. Todo dispositivo electrónico sobre el que realicemos una lectura, independientemente del tipo de pantalla, debe situarse a 30 centímetros de los ojos, situándola por debajo de la mirada. De esta manera estaremos cuidando no sólo nuestros ojos, sino también la postura de todo nuestro cuerpo.

 

5. Fuente. La gran ventaja de los dispositivos electrónicos es que nos permiten ajustar el tamaño de la fuente del texto a las necesidades de cada lector. Para encontrar la medida que más de adapta a tu visión, sitúa el terminal a 30 centímetros de tus ojos y amplía el tamaño de las letras hasta que la lectura te resulte cómoda.

 

DESCANSA CADA 20 MINUTOS

 

También se destaca la importancia de acudir al oftalmólogo para corregir los defectos de la vista, como por ejemplo, miopía o hipermetropía, así como descansar cada 20 minutos, intentando enfocar durante 20 segundos un objeto que se encuentre a unos 6 metros.

 

Las lágrimas artificiales permiten mantener la superficie del ojo protegida de agresiones externas. Cuando leemos no parpadeamos lo suficiente, se evapora la película lagrimal que protege al ojo, y aumenta el riesgo de síntomas oculares, sobre todo si se trabaja en ambientes cerrados, con poca ventilación, y calefacciones o aires acondicionados.