Nissan GT-R: rizar el rizo

El deportivo de altas prestaciones de la marca japonesa, que debutó a nivel mundial en marzo en el Salón Internacional del Automóvil de Nueva York, se pone al día con un nuevo diseño interior y exterior, y también con diferentes mejoras en varios apartados clave que afectan a la conducción y a las prestaciones. Las primeras unidades llegarán a España en agosto

El GT-R es un referente dentro de los deportivos más exóticos del panorama automovilístico. Para mantenerse en los más alto, su motor V6 de 24 válvulas y 3,8 litros con doble turbocompresor aumenta su potencia en 20 CV para alcanzar 570 CV. Los cambios proporcionan una mejor aceleración a medio régimen (desde 3.200 rpm) y una entrega de par máximo disponible en una franja mayor de revoluciones. También es nuevo el sistema de escape de titanio, que permite una mejor gestión de las elevadas temperaturas de los gases procedentes del motor. El sistema incluye una toma de tipo NACA en los bajos del vehículo, justo delante del silenciador, que guía el aire hacia el difusor trasero para ayudar a refrigerar el propio silenciador y evacuar el aire caliente en esta zona del vehículo.

 

La transmisión de doble embrague y seis velocidades también ha mejorado para conseguir un funcionamiento más suave y refinado cuando no toca correr. Para ello, ahora la entrega de par no se reduce a bajas vueltas y, de esta forma, el cambio de primera a segunda relación es mucho más suave que antes.

 

GANANDO EN EFICACIA

 

Si la estabilidad de este modelo ya era sobresaliente, es posible que ahora obtenga la matrícula de honor gracias a la optimización de los amortiguadores ajustables electrónicamente Bilstein DampTronic, que cuentan con un nuevo emplazamiento de las válvulas que reducen las pérdidas por rozamiento. Además, los anclajes de suspensión más rígidos mejoran la estabilidad en curva y la respuesta en las mismas, ya que permiten que todas las ruedas soporten un apoyo superior manteniendo un contacto óptimo con la superficie de la carretera.

 

La carrocería del nuevo GT-R luce un aspecto exterior completamente renovado. Ahora, el capó, los parachoques, los faros diurnos LED y una nueva parrilla con la forma de V característica de Nissan acabada en cromado mate realzan el nuevo frontal del vehículo. Esta distintiva parrilla frontal es ahora más grande para incrementar el flujo de aire que llega al motor, sin que ello afecte al rendimiento aerodinámico, mientras que el capó, con unas formas más suaves y mejor integradas en el conjunto del vehículo, ha incrementado su rigidez. Con la eliminación de la deformación del capó, las pruebas dinámicas han demostrado que este nuevo diseño mejora las prestaciones aerodinámicas de la parte delantera del coche a alta velocidad (a partir de 200 km/h). 

 

Las llantas de aleación ligera con brazos en forma de Y firmadas por el fabricante 'RAYS', se han rediseñado para ofrecer un mayor equilibrio, menos peso y mayor rigidez.

 

MAYOR CALIDAD EN SU INTERIOR

 

Completamente tapizado en una única pieza de piel Nappa de calidad superior, el nuevo salpicadero adopta un diseño horizontal que proporciona al conductor un entorno más orientado a la conducción. La disposición de los mandos en el salpicadero se ha mejorado y simplificado de manera que el número de controles integrados en el equipo de audio y navegación ha pasado de los 27 de la generación precedente a tan solo 11 en el nuevo modelo.

 

Las nuevas levas para el cambio se han montado ahora directamente en el nuevo volante (en lugar de en la columna de dirección), lo que permite al conductor elegir cualquiera de las seis marchas del cambio de doble embrague sin tener que apartar las manos del volante durante el giro del mismo.