Niños españoles de 9 a 14 años, ¿felices o preocupados?

Descubre las 12 cosas que más preocupan, en diferentes porcentajes, a los niños entre 9 y 14 años en nuestro país. Los niños españoles, los cuartos más felices después de mexicanos, filipinos y franceses. 

Las preocupaciones y dificultades de los niños hoy, son diferentes a las de hace 20 años. Ahora, perder el móvil o hacer las cosas bien en el colegio son sus mayores quebraderos de cabeza.

 

Sin embargo, frente a esas preocupaciones, los niños españoles aparecen como los más felices tras los de México, Filipinas y Francia, señalando a la familia como la clave de esa felicidad.

 

Estos datos, que tratan de analizar cómo son los niños de hoy y cómo serán los de mañana, han sido analizados por Nickelodeon Kids & Family GPS (ivisión de investigación del grupo Viacom International Media Networks), en un estudio que intenta identificar, entre otras cosas, las preocupaciones de los niños de entre 9 y 14 años.

 

Además, este informe, desarrollado en 32 países de todo el mundo, analiza cuestiones como la felicidad de los niños, las causas de esa felicidad o factores como la confianza y los niveles de estrés en los más jóvenes.

 

PASAR TIEMPO EN FAMILIA ES SÍNTOMA DE FELICIDAD

 

La felicidad es la gran triunfadora, ya que la mayoría de los niños (88%), de entre 9 y 14 años,  se pone una nota alta en la escala de la felicidad. Además, la mayoría de los niños del estudio (90%) creen que es cierto que se puede lograr cualquier cosa si se trabaja duro. Además, se definen como personas positivas o que siempre tratan de serlo.

 

La clave de esa felicidad es pasar tiempo en familia. En este sentido, los jóvenes han destacado que el factor más importante, el que genera más felicidad en la mayoría de los países, es pasar tiempo en familia y con los amigos. Estar en familia, a su vez, es para los jóvenes sinónimo de protección.

 

Aunque, actualmente, muchos países sean escenarios inseguros para los niños, los datos en Egipto, Grecia e, incluso, en algunas zonas de África, presentan a niños optimistas que, aunque conviven con una realidad difícil, tienen grandes niveles de confianza, gracias, indican, a la protección de sus padres.

 

Esa sensación de protección, en el caso de los jóvenes españoles, ha contribuido además  a aumentar la seguridad en sí mismos. La confianza en los demás, a su vez, está asociada también a la familia (confianza en el padre, la madre y los hermanos) y a los amigos cercanos. Por ello, la mayoría de los niños demuestran fidelidad a su círculo cercano (94%) y así mismos (93%).

 

LAS 12 PREOCUPACIONES DE LOS NIÑOS DE 9 A 14 AÑOS

 

Aunque hoy en día los niños de entre 9 y 14 años afirmen vivir en un clima familiar que les proporciona protección, siempre existen una serie de factores que, cambian con el tiempo, y están presentes entre las preocupaciones de los más jóvenes:

 

1.  Hacer las cosas bien en el colegio (74%)
2.  Que los padres estén contentos (71%)
3.  Perder el móvil (66%)
4.  Sentirse seguros (65%)
5.  Estar en desacuerdo con los amigos (61%)
6.  Tener dinero (58%)
7.  Tener Facebook (57%)
8.  Sentirse acosado (56%)
9.  Tener buen aspecto físico (51%)
10.  Estar en el peso adecuado (50%)
11.  Tener novio/a (35%) 
12.  Tener buenas marcas de ropa (32%)

 

MENOS ESTRÉS, MÁS CONFIANZA 

 

Mientras los adultos demandan un aumento progresivo de su nivel de estrés, los niños, por el contrario, presentan bajos niveles, aun viviendo en un ambiente de constantes cambios y dificultades. Así, solo una minoría (24%) afirma tener niveles altos de estrés, sin que en ningún país alcance, realmente, un porcentaje significativamente alto.

 

Este bajo nivel de estrés, junto con el alto nivel de optimismo es lo que ha ayudado a aumentar la confianza de los niños en sí mismos.

 

Una confianza que se traduce en la previsión de un futuro mejor: la gran mayoría (84%) están convencidos de que van a ganar más dinero que sus padres y creen que su creatividad les ayudará positivamente en un mundo que cambia rápidamente (89%). Además, el 65% cree son más inteligentes que otras personas, demostrando así una gran confianza en sus posibilidades.