Nicolás Castellanos agradece el apoyo del Ayuntamiento a los proyectos de cooperación en Bolivia

El alcalde ha recibido este miércoles al sacerdote agustino y obispo emérito de Palencia, que vive entregado a su labor misionera a través de la Fundación Hombres Nuevos en Santa Cruz de la Sierra

El sacerdote agustino y fundador del proyecto Hombres Nuevos, Nicolás Castellanos, se ha entrevistado esta mañana con el alcalde, Francisco Javier León de la Riva, y la concejala de Familia y Bienestar Social, Rosa Isabel Hernández del Campo, a quienes ha agradecido el apoyo del Ayuntamiento a esta ONG plasmado en varias acciones de cooperación en Bolivia.

 

El que fuera obispo de Palencia entre 1978 y 1991 trabaja desde entonces como misionero en Santa Cruz de la Sierra, Bolivia, donde lleva a cabo una intensa labor de entrega a los más desfavorecidos en la ciudadela Andrés Ibáñez, más conocida como Plan Tres Mil.

 

Toda la actividad se canaliza a través de la Fundación Proyecto Hombres Nuevos, donde “este misionero del amor en Cristo” pone en práctica cada día una tarea “de construir una nueva sociedad desde la práctica cotidiana tanto individual como colectiva, de la solidaridad y la justicia social”.

 

Durante los últimos años, el Ayuntamiento ha subvencionado dos proyectos en el citado barrio de Santa Cruz de la Sierra. Así, durante 2008 y 2009, se concedieron ayudas por valor de más de 63.000 euros a la creación de una agencia de desarrollo que facilite la puesta en marcha de microempresas.

 

En 2010, la subvención de más de 19.000 euros concedida por el Ayuntamiento se destinó a una acción de escolarización de la población infantil del barrio Plan Tres Mil. En la actualidad, se está estudiando dentro de la convocatoria municipal de cooperación al desarrollo de 2013, una petición para mejorar las infraestructuras educativas en varias comunidades de este barrio, para la que se solicita la cifra de 19.300 euros

 

Premio Príncipe de Asturias de la Concordia

 

Nacido en 1935 en la localidad leonesa de Mansilla del Páramo, el obispo emérito de Palencia ingresó de adolescente en la Orden de San Agustín, profesó en el monasterio burgalés de La Vid y tras concluir sus estudios eclesiásticos fue ordenado sacerdote en 1959. Está en posesión del Premio Príncipe de Asturias de la Concordia y el Premio Castilla y León a los Valores Humanos.

 

Castellanos ha señalado que es imprescindible recabar el apoyo de los países del norte para los proyectos de cooperación que se desarrollan en Bolivia,” un país donde 2.000.000 de niños son pobres, 1.000.000 no va a la escuela y 850.000 trabajan en la mina. Por eso agradezco a Valladolid su respaldo a nuestra labor, más si cabe en esta época de crisis.