Nico Terol se lleva una carerra muy cómoda

Terol tenía claro antes de la carrera cuál era su objetivo para hoy, salir y tirar desde el principio para acabar en el primer escalón del podio.

El piloto español Nico Terol (Suter) se ha impuesto con comodidad en la prueba de la categoría de Moto2 del Gran Premio de Aragón, disputada sobre el trazado de Motorland, y consigue su segunda victoria de la temporada, tras la de Austin, en una carrera que dominó de principio a fin y en la que acabó por delante de 'Tito' Rabat (Kalex) y de Pol Espargaró (Kalex).

 

Terol tenía claro antes de la carrera cuál era su objetivo para hoy, salir y tirar desde el principio para acabar en el primer escalón del podio. La estrategia le salió perfecta, y desde que el semáforo se apagó, el de Alcoy comenzó a abrir hueco con sus perseguidores mientras estos luchaban por salir de las primeras curvas en una mejor posición.

 

Desde la segunda fila salió el japonés Takaaki Nakagami (Kalex), que aprovechó la primera curva para adelantar a Esteve 'Tito' Rabat, y a Pol Espargaró, y se puso en la segunda posición tras la estela de Terol. Además, por detrás el líder del Mundial demostró por que encabeza la clasificación general y tras los primeros giros se situó en la octava posición.

 

No se quedó ahí el recital de adelantamientos de Scott Redding (Kalex), y en las siguientes curvas volvió a demostrar su calidad, poniéndose en la quinta posición, y una vuelta más tarde se colocó en el tercer puesto, por delante de Espargaró. Nakagami intentó aguantar el ritmo de la Kalex del británico, pero forzó demasiado y cometió un grave error que le relegó a la última posición.

 

La carrera se tranquilizó y los pilotos se dedicaron a conservar los neumáticos para poder atacar en los últimos compases de la carrera. A nueve vueltas del final, 'Tito' Rabat se empezó a pegar a la rueda trasera de Redding y consiguió aprovechar la velocidad punta de su moto para ponerse en la segunda posición, mientras que por detrás, Espargaró comenzó a apretar para obtener un último intento de asaltar el tercer cajón del podio.

 

Así se llegó a las tres últimas vueltas de la carrera. Todos los objetivos se centraron en la batalla que comenzaron a librar Espargaró y Redding. Los dos primeros del Mundial lucharon con uñas y dientes por el tercer puesto, sabiendo que todos los puntos cuentan para lograr el trofeo de campeón a final de temporada.

 

Finalmente, la superioridad de la moto del español jugó a su favor para que en la última vuelta adelantara al británico y se colocara en el podio final, que le sirvió para recortar tres puntos en la clasificación, y para dejar todo abierto de cara a las cuatro carreras que decidirán qué piloto acabará en la cima del mundo del motor.

Noticias relacionadas