Ni rastro de Pingüinos entre el frío y la niebla de Puente Duero

Varios agentes municipales han patrullado el Pinar para comprobar que todo estuviera en orden este jueves, el que hubiera sido el primer día de la concentración motera en Valladolid.

Si algún extranjero se hubiera trasladado este jueves hasta Puente Duero a lomos de su moto con la esperanza de encontrar algún rastro de Pingüinos, sin duda se hubiera quedado con las ganas. No había más que echar un vistazo al lugar de concentración de los últimos años, donde se supone que varios moteros iban a reunirse pese a la cancelación del evento, para comprobar que en esta ocasión el evento no va a dar de sí, o no al menos en Puente Duero.

 

Ya se había avisado desde el Ayuntamiento de Valladolid y desde la Junta de Castilla y León; todo aquel que acampe o que haga fuego en el Pinar se llevaría su correspondiente multa, ya que no se cuenta con los permisos pertinentes para ello. Los carteles puestos a primera hora daban fe de ello. Por cierto que parece que Turismoto se movió adecuadamente a través de comunicados y redes sociales, por eso de que todo el mundo se dio por enterado.

 

¿Y ahora qué?, se pregunta más de uno. Poco más hay que decir. Turismoto, que ha renunciado definitivamente a trasladar Pingüinos a ningún otro lado que no sea Valladolid, como ha venido recordando su presidente Mariano Parellada desde la cancelación, espera poder volver a las andadas para 2016, con un par de actividades aisladas en primavera que aún no se han dado a conocer.

 

Mientras, desde el Ayuntamiento de Valladolid el tema para este fin de semana se presenta un poco complejo. De venir una cantidad elevada de moteros, algo que en realidad tampoco se espera, y estos acamparan, no quedaría otra opción que multarles, pese al apoyo a la concentración motera desde el Consistorio. La ley es ley, como recuerda siempre el alcalde León de la Riva.

 

En todo caso, parece tan remota la posibilidad de que aparezca un número elevado de Pingüinos que hasta la subdelegación del Gobierno en Valladolid, encargada de la seguridad, ha descartado que el dispositivo sea más amplio para este viernes, sábado y domingo respecto a otros fines de semana.

 

Mientras, algunos hacen la protesta a su manera. Entre los pinos, la niebla y los dos caballos de policía municipal, un grupo de seis vallisoletanos se ha 'plantado' este jueves en la mencionada zona de Puente Duero. "No renunciamos a nuestra tradición de almorzar el primer jueves de Pingüinos", explica Alfonso, uno de ellos. Por supuesto, la legislación sí permite pasar el día en el Pinar, que no acampar.

 

"Es una pena, estamos dolidos por las circunstancias y que sin saber bien por culpa de quién, si del Ayuntamiento o Turismoto, se haya llegado a este punto". Alfonso y su grupo motero llevaban con la tradición pingüinera desde sus comienzos, allá por 1982. "Esperemos que para el año que viene se haya solucionado". Un deseo que parece tener en mente todo Valladolid.