Navarro: "Un Barça nunca puede ser un tapado porque de las últimas cinco 'Final Four' hemos estado en cuatro"

El escolta del Barcelona reconoce, no obstante, que el Madrid puede ser favorito para este partido.

El escolta y capitán del FC Barcelona Regal, Juan Carlos Navarro, ha comentado este martes que "ojalá" los blaugranas puedan ser el equipo tapado de la próxima 'Final Four' de la Euroliga, que se disputa en el O2 de Londres de este viernes al domingo, por el hecho de llegar sin ser los favoritos y con bajas, y ha añadido que espera hacer un buen partido en la semifinal contra un Real Madrid que tiene la presión de ganar.

  

"Ojalá seamos los tapados, aunque un Barça nunca puede ser un tapado porque de las últimas cinco 'Final Four' hemos estado en cuatro y quiere decir que hemos estado haciendo un buen trabajo, pero tenemos problemas de salud de la gente, todo el mundo lo ha visto, por mala suerte pero es así. Ese día los tocados darán un plus y los que estamos bien, todavía más", manifestó en atención a los medios antes de salir hacia la capital británica.

  

En este sentido, reconoció que "por un poco de todo" el eterno rival es favorito. "Tenemos problemas, ellos están todos y con buena salud. El último partido lo han ganado ellos, en cuartos ganaron 3-0 y por un poco de todo, pero nosotros vamos con aspiraciones de intentar ganar", aseguró el capitán blaugrana.

  

Además, pese a las bajas de Pete Mickeal y seguramente Nathan Jawai, más las dudas de Wallace, Sada e Ingles, cree que llegan bien al encuentro. "Intentamos preparar muy bien el partido a nivel táctico, con muchas ganas y con experiencia, con jugadores que llevamos varias 'Final Four'", recalcó.

  

"Hay que intentar ganar en mi caso la tercera, pero todos queremos celebrarla, la gente que no la ha ganado y también para los que sería la segunda. Hay ganas de estar en esta 'Final Four' y hace falta hacer dos pasos más", apuntó en este sentido.

  

Sobre si tendrá más presión, como capitán y emblema y por todo lo vivido, Navarro no lo negó, pero lo acepta con gusto. "Esta presión añadida que tengo se compensa con experiencia, también. Llevo siete 'Final Four' pero siempre es diferente, y hay un poco de nervios cuando llegas al momento clave de la temporada", advirtió al respecto.

  

"Quedan tres días pero llego mejor que el año pasado, que llegué muy justo. Hemos ajustado mejor las cargas y llego mejor, pero no quiere decir nada", se sinceró sobre su estado físico personal, mucho mejor que en la última final a cuatro de Estambul.