National Geographic Society patrocina un proyecto de datación del arte de las cuevas de Cantabria

Es un programa internacional, autorizado por el Gobierno de Cantabria, para datar el arte rupestre y entender el origen de esas manifestaciones

La prestigiosa institución National Geographic Society patrocina un proyecto de datación del arte de las cuevas de Cantabria. Se trata de un programa internacional, autorizado por el Gobierno de Cantabria, para datar el arte rupestre y entender el origen de esas manifestaciones artísticas.


Según ha informado el Gobierno de Cantabria en nota de prensa, la revista Science publicó en junio del año pasado los resultados sobre las dataciones del arte rupestre de las cuevas de Cantabria que permitieron certificar que las primeras evidencias del comportamiento artístico y simbólico se documentan en las cuevas de Cantabria y Altamira.

La relevancia científica y social de estos primeros resultados, y la potencialidad que ofrecen un buen número de cuevas de Cantabria, como los grandes conjuntos de El Castillo, La Pasiega y Altamira, han sido objeto de interés por parte de la National Geographic Society, institución internacional que recientemente ha aprobado un proyecto denominado 'En busca del arte más antiguo en Europa-Datación por la serie del Uranio del arte rupestre paleolítico'.

Se trata de un programa de investigación internacional que tiene como objetivo datar el arte rupestre paleolítico de Cantabria y Europa (Portugal, Francia e Italia) con el fin de comprender el origen del pensamiento simbólico y las especies involucradas en el desarrollo de la expresión artística. Está dirigido por Dirk Hoffmann (Centro Nacional de Investigación sobre la Evolución Humana,) y que integra investigadores de la Universidad del País Vasco (Marcos García Diez), Universidad de Barcelona (Joao Zilhao) y Universidad de Southampton (Alistair Pike).

La trascendencia del proyecto, apoyado desde sus inicios por la Consejería de Educación, Cultura y Deporte del Gobierno de Cantabria y el Ministerio de Educación, Cultura y Deporte, supuso un hito en los estudios de arte prehistórico.

Fue posible obtener fechas por el método de la serie del uranio de calcitas asociadas a pinturas y dibujos realizados con materias colorantes inorgánicas (principalmente óxidos de hierro). Gracias a ello ha sido posible conocer que algunos motivos de manos y discos de la cueva de El Castillo fueron realizados hace al menos 40.000 años.

A su vez, fue posible asegurar que el arte más antiguo de la cueva de Altamira no tenía en torno a 20.000 años tal y como se presuponía, sino que sus primeras figuras se realizaron hace al menos 36.000 años.

Además, los primeros resultados publicados han abierto el debate sobre el autor de esas primeras imágenes en el interior de las cuevas: Homo sapiens u Homo neanderthalensis, poniendo de este modo en duda la tradicional consideración de que la capacidad artística es una característica exclusiva de nuestra especie.