Nadal remonta un incómodo debut

Rafa Nadal sobre la pista de Roland Garros

Ante el número 50 del mundo, el alemán Daniel Brands, perdió el primer set y se vio 3-0 por debajo en el segundo. Tras el vencer en el 'tie break' dio la vuelta el encuentro. 

El tenista español Rafa Nadal ha iniciado este lunes el camino hacia su octava corona en Roland Garros, segundo 'Grand Slam' de la temporada, con un incómodo debut frente al alemán Daniel Brands, número 50 del mundo que logró apuntarse el primer set, pero que no pudo extender la sorpresa ante la solidez mental del heptacampeón del torneo (4-6, 7-6(4), 6-4, 6-3).

 

El primer set ganado y 3-0 favorable en el 'tiebreak' del segundo. Este fue el botín que Brands llegó a atesorar en el partido, ganado a fuerza de golpes muy duros que rozaban las líneas durante esta primera fase del choque. La pista Phillippe Chatrier contemplaba sorprendida las dificultades de su indiscutible rey, ese que ya cuenta con una marca de 53-1 sobre la tierra parisina.

 

Sin embargo, la reacción de Nadal llegó en el momento justo, con un parcial de 7-1 en dicho desempate que le permitió equilibrar el partido. El balear por fin se enchufaba al partido tras una hora y media más preocupado en salvar las embestidas de su rival, un portento físico de 1.96 metros y 92 kilos.

 

Nadal nunca ha perdido en primera ronda de Roland Garros y Brands nunca ha ganado un partido en el torneo, estadística que el público parisino ya veía más clara desde ese momento, cuando el número cuatro del mundo se creció al servicio hasta el punto de no ceder ni un 'break' en el resto del choque.

 

Tanto en el tercero como en el último set, el español empleó el mismo guión, logrando una rotura de servicio en el juego inicial de la manga y tirando de experiencia para mantenerlo hasta el final, al tiempo que su adversario seguía perdiendo eficacia en sus intentos de 'winners', con la balanza finalmente desequilibrada a favor de los errores no forzados (53-51).

 

El número 59 del mundo no llegó a ser arrollado, pero tampoco volvió a parecer una amenaza real para Nadal, que cerró el triunfo tras dos horas y 57 minutos de encuentro. En su siguiente compromiso, el manacorí se las verá con el eslovaco Martin Klizan, que se benefició del abandono del estadounidense Michael Russell.