Tribuna mini Saltar publicidad
Cartel definitivo iberian file

Nadal aparta 'viejos fantasmas' y se deshace de Rosol

Rafa Nadal celebra su acierto en un punto del encuentro

El tenista español Rafa Nadal se clasificó para la tercera ronda del torneo de Wimbledon después de volver a tener que trabajar mucho para deshacerse de Lukas Rosol, su verdugo en 2012 y al que tumbó en cuatro mangas (4-6, 7-6, 6-4, 6-4).

El número uno del mundo se enfrentaba a 'viejos fantasmas'. El de Brno, 52 del mundo, fue el encargado de eliminarle en 2012 en esta misma ronda, tras un partido decidido en cinco sets y marcado por los problemas físicos del balear, que finalmente tuvo que dejar por lesión el circuito por espacio de siete meses.

El centroeuropeo quería repetir aquella hazaña, intentando aprovechar algunas dudas que había dejado el de Manacor en su estreno ante el eslovaco Martin Klizan y su peligrosidad en una superficie como la hierba, donde su saque y agresividad le convierten en un obstáculo mayor.

Y, por momentos, sobre la Central del All England Tennis Club planeó la sombra de una nueva eliminación a las primeras de cambio del doble campeón del torneo, pero este halló a tiempo la fórmula para desactivar hasta entonces el sólido tenis de Rosol, dispuesto a dar pocas concesiones, pero que a partir del tercer set se fue diluyendo poco a poco.

Nadal mejoró sus prestaciones respecto al debut y además volvió a mostrar la fortaleza mental para no descentrarse tras perder en un despiste el primer parcial y encontrarse con 'break' en contra en los momentos decisivos del segundo. Aprovechó el primer resquicio que encontró, tuvo tranquilidad en una 'muerte súbita' clave y desde entonces dominó el partido.

El tenista español y el checo comenzaron su duelo ofreciendo su fortaleza con sus servicios. Rosol fue agresivo como se esperaba sobre el saque del segundo cabeza de serie, pero este estuvo firme hasta el noveno juego cuando bajó el nivel. Fue capaz de levantar un 15-40, pero posteriormente entregó el saque con una doble falta y no pudo evitar que su rival tomase la delantera en el partido.

'TIE-BREAK' CLAVE

El guión no cambió en exceso en la segunda manga. El centroeuropeo continuaba teniendo el control a base de ganadores y sin afrontar dificultades con su servicio. Así, se repitió la situación del anterior y Nadal firmó un mal quinto juego, entregando un 0-40 que Rosol no perdonó para volverse una seria amenaza.

Sin embargo, el español tiró de concentración y siguió esperando su momento que finalmente apareció tras una hora de juego con sus primeras bolas de rotura cuando el de Brno servía para colocarse con 5-3. El número uno del mundo no desaprovechó el resquicio para salvar la situación, aunque aún tuvo que afrontar un 'tie-break' donde salvó con su saque una bola de set y luego sentenció en su primera opción.

Fue entonces cuando el partido comenzó a cambiar hacia el lado del ganador de 14 'Grand Slams'. El tenista checo bajó su efectividad con el primer saque y, más cómodo en el resto y creciendo en confianza, el de Manacor se hizo con el mando del partido.

Recurrió a su fórmula de 'break' tempranero en las dos siguientes mangas y su saque funcionó a buen nivel para no volver a dejar que su rival tuviese opciones de rotura, salvo en el último juego del choque, cerrando sin problemas su pase a la tercera ronda donde le espera el kazajo Mikhail Kukushkin.