Nacho González, entrenador del Atlético Balonmano Valladolid y Carlos Colmenero directivo deportivo

El nuevo club vallisoletano confirma el fichaje del veterano guardamenta Malumbres y este martes presenta a su plantel técnico.

El Atlético Balonmano de Valladolid sigue dando pasos en su andadura en la División de Honor B. Este martes la junta directiva presentará al técnico que se hará cargo del nuevo equipo para luchar por el objetivo del ascenso. Nacho González, el anterior entrenador del Cuatro Rayas Valladolid, con el que el histórico club terminó descenciendo de categoría por primera vez en su historia, será el encargado de tomar las riendas del equipo.

 

En la directiva había diversidad de opiniones sobre la continuidad del joven técnico, que en la temporada pasada fracasó deportivamente y no mantenía buenas relaciones con los jugadores más veteranos de la plantilla. Finalmente, se ha impuesto la opción de dar una segunda oportunidad teniendo en cuenta las limitaciones económicas del nuevo presupuesto que hacían prácticamente imposible buscar fuera de Valladolid.

 

Pero además, la estructura deportiva contará con una figura novedosa será la de un directivo deportivo. Se trata Carlos Colmenero, quien se convertirá en el enlace entre el plantel técnico y la junta directiva. Colmenero, uno de los entrenadores vallisoletanos con mayor experiencia (Universitario femenino, selección española, BM Lourdes, Villa de Aranda, La Enseñanza), acepta el reto de prestar su colaboración en una estructura muy marcada por las carencias económicas y que necesita toda la ayuda posible.

 

Asimismo, se van concretando algunos de los fichajes que conformarán la plantilla. El contrato estrella será para el histórico y veterano guardameta Iñaki Malumbres, que en España ha defendido los colores del Ademar León y del Atlético de Madrid, entre otros muchos como el propio BM Valladolid o el Zaragoza además de su última experencias en Macedonia.

 

Presidido por el empresario Juan Carlos Sánchez Valencia, el Club Atlético Balonmano de Valladolid ha adquirido la plaza del Club Pozoblanco de Córdoba, que no ha podido hacer frente a sus deudas. El objetivo del nuevo club vallisoletano es formar un equipo sólido que pueda luchar por el ascenso a la Asobal. La cantera tendrá un peso importante en el proyecto del que se van a ir conociendo detalles.