Nacho González: “El Balonmano está muy arraigado en Valladolid, no creo que desaparezca”

El entrenador del Cuatro Rayas Balonmano Valladolid, Nacho González, en pleno balance de la temporada. JUAN POSTIGO

El entrenador del Cuatro Rayas se mostró satisfecho por el trabajo de la plantilla pese al descenso y confirmó que solo Isma Juárez y David Fernández tienen contrato en vigor.

Tras el duro varapalo del domingo, era el momento de dar reflexiones en frío. Nacho González, en la parte deportiva y ante la ausencia del presidente Óscar Simón, quiso arrojar un poco de luz después de la caída a los infiernos del Cuatro Rayas, en serio peligro de desaparición merced del campo económico.

 

LA TEMPORADA

 

En primer lugar, el entrenador arrancó analizando la temporada al completo. “Teníamos el objetivo de la permanencia y no lo hemos conseguido. En ese sentido no hemos cumplido, pero la verdad es que nada ha ayudado. Han ido surgiendo diferentes problemas, uno tras otro, y al final lastra. Por eso es una pena que no llegáramos a la última jornada dependiendo de nosotros mismos”, arrancó Nacho.

 

“Con todo esto, hemos conseguido llegar hasta los veintidós puntos, cuando a mitad de temporada todo indicaba que con dieciocho nos hubiéramos salvado”, se lamentó el técnico. “La plantilla era corta en algunos puestos, y por si fuera poco hemos tenido mala suerte con algunas lesiones como la de Pablo Cacheda. Se trataba de un jugador clave al que al final hemos perdido veintitrés de los treinta partidos de la temporada, y quedarse sin un central como él lastra”.

 

“Es una lástima porque nos hubiera gustado dar la versión que hemos dado en los últimos choques, con todos los jugadores en condiciones y sin mayores problemas. Aún así, me doy por satisfecho con la lucha que ha presentado la plantilla”. Y es que al final el Cuatro Rayas cayó al infierno pese al triple empate a veintidós puntos con Villa de Aranda y Puerto Sagunto.

 

“Hemos tenido grandes actuaciones como al sacar un puerto en Logroño o los dos de León, a lo tonto sacamos catorce en esta segunda vuelta. El punto sacado también en casa del Sagunto nos dio opciones hasta el final”, siguió para confirmar que “había dado gracias personalmente a la plantilla”.

 

ENTRENADOR Y AFICIÓN

 

“Por lo que más lo siento es por la afición”, continuó el entrenador, con cara de circunstancias. “Hay muchos que han estado siempre ahí, siento el desenlace también mucho por ellos”.

 

Fue entonces cuando Nacho analizó su situación personal, después de un debut como técnico en Asobal con muchos altos y muchos bajos. “Para mí ha sido toda una experiencia, si pudiera volver atrás haría todo exactamente como lo he hecho. Si todo comenzara de cero, haría exactamente lo mismo”. Eso sí, dejó patente que le hubiera gustado contar con el apoyo de un segundo entrenador, “aunque entiende las circunstancias”.

 

“Me hubiera gustado jugar con un 5-1, el resto de fallos creo que son cosas puntuales, nada concreto. Como digo, creo que las lesiones y las circunstancias nos lastraron mucho”. ¿Y su futuro? “Si tengo que entrenar a benjamines, lo haré”.

 

EL FUTURO

 

En cuanto a la posibilidad de desaparición del club ante el duro frente económico, el técnico se mostró algo optimista. “En Valladolid hay mucha tradición de balonmano, está muy arraigado. Son muchos colegios y creo que el club seguirá existiendo. Hay demasiadas personas que dependen del balonmano en la ciudad”.

 

Queda claro que si hay alguna posibilidad viable para el Cuatro Rayas, en este momento pasa por apostar por la cantera. “Ahí existe un proyecto muy válido. Los jóvenes van progresando y ahí hay un gran futuro”.

 

En cuanto a los contratos de la plantilla, Nacho confirmó que solo Isma Juárez y David Fernández cuentan con contrato en vigor, quedando el resto del equipo libre. “Estas semanas seguro que habrá movimientos”. Aunque seguirán ciertamente vinculados a Valladolid, ya que se les debe todavía algunas mensualidades a la mayoría, sin que González quisiera contar lo correspondiente a cada uno.

 

ASOBAL

 

Por último, el técnico habló de su experiencia personal a lo largo de la temporada y de la organización de la liga. “Para mí ha sido un sueño entrenar en la máxima categoría, pero hay cosas que deben cambiar en la organización. Hay normas que algunos cumplen, otros que las cumplen a medias y unos terceros que no lo hacen. Para ser una liga profesional, hay veces que está mal organizado y cada uno juega con sus cartas”.

 

“En el balonmano hay valores que deberíamos defender, y da la sensación de que no se hace. Quizá yo sea muy joven y muy utópico, pero creo en estas cosas en el deporte. Son necesarias unas condiciones de igualdad”, concluyó.

Noticias relacionadas