Nacho González: "El ascenso del BM Atlético Valladolid es complicado, a ver cómo avanza la competición"

Nacho González, entrenador del Balonmano Atlético Valladolid, antes del primer entrenamiento de pretemporada. JUAN POSTIGO

El entrenador del recién creado equipo de balonmano se muestra optimista, aunque cauto, en cuanto a las posibilidades del club en una entrevista con Tribuna de Valladolid tras la primera semana de entrenamiento.

LAS FRASES:

 

"Estoy muy contento con las ganas e ilusión que tiene todo el mundo"

 

"Ahora mismo tiene que llegar un lateral izquierdo y además Turrado estará desde el lunes con nosotros"

 

"Quizá la plantilla sea algo pequeñita, pero confío en ella"

 

"Hay que tener claro que somos novatos en la categoría, va a ser muy igualada"

 

"Depende de nosotros mismos que la afición se enganche a este nuevo proyecto"

 

"El ascenso es muy, muy complicado, habrá que ver a lo largo de la temporada"

 

"El que venga a Huerta del Rey va a disfrutar, va a ver a un equipo que pelea"

Nacho González necesita poca presentación para todo aquel vallisoletano amante del balonmano. Con la juventud, las ganas y el trabajo por bandera, al entrenador del recién nacido BM Atlético Valladolid, después de ejercer el mismo cargo la temporada pasada para el difunto BM Valladolid, se le presenta este año un reto todavía más complicado, si cabe, para el conjunto que pasa por sus manos.

 

Partiendo el equipo prácticamente de cero en casi todos los sentidos, el técnico atiende a Tribuna de Valladolid para explicar los detalles sobre su proyecto, una vez concluida la primera semana de entrenamientos. Y es que hay muchas incógnitas en el aire. Afición, plantilla, método... Hasta un posible ascenso en el horizonte.

 

¿Cómo ve los primeros pasos en lo deportivo de este BM Atlético Valladolid?

 

La verdad es que estoy contento con cómo ha venido la gente, con la implicación e ilusión que tiene todo el mundo, sobre todo los jugadores nuevos que no han venido de Valladolid. Han llegado con muchas ganas de hacerlo bien y la verdad es que estoy muy contento con estos primeros entrenamientos.

 

Poco a poco con los entrenos, claro.

 

Sí, la verdad es que esta primera semana no ha sido la más dura, lo realmente complicado será en la segunda y en la tercera. Siempre hay que cargar las pilas en pretemporada y el trabajo físico predomina sobre el táctico para lo que viene después.

 

¿Cómo definiría la plantilla que hay por ahora y qué queda por llegar?

 

En primer lugar queremos que venga un lateral izquierdo, aunque ahora mismo es un momento complicado, y no queremos traer nada que no nos termine de gustar, estamos mirando opciones. Falta de llegar Turrado, que llega este lunes si todo va bien, y luego la plantilla la catalogaría como joven, pese a que la edad media es entre veintidós y veintiséis años, donde tenemos el bloque fundamental. Hay matices con tres jugadores veteranos que nos van a aportar ese saber estar en el campo como con Fernando Hernández o Ávila, aunque luego los chavales jóvenes tendrán que trabajar mucho e irse a comer el mundo. Diría que a lo mejor es algo pequeñita de tamaño la plantilla, pero confío en que podamos defender bien y correr, hacer un balonmano dinámico.

 

A nivel personal, algo diferente, distinto, tras entrenar al BM Valladolid el año pasado.

 

Sí, con los matices de los tiempos, de hacer el club y el equipo en muy poquito tiempo. Tenemos claro que somos novatos en la categoría, además yo nunca he entrenado en ella, será muy igualada y dependerá de pequeños detalles.

 

¿Cuáles quiere que sean las señales de identidad de este BM Atlético Valladolid?

 

En función de la plantilla que tienes sueles ver eso. Me atrevería a decir que el año pasado tenía una con la que no me atreví a hacer ciertas cosas, por circunstancias. Hay que intentar jugar dinámico, rápido, defender abierto e ir al 5-1, aunque hay que variar en el tipo de defensa, y plantearle variantes al rival. Tenemos que defender de bastantes formas, y en función del rival aplicar diferentes formas de juego.

 

Otro tema clave es la afición. ¿Se enganchará la gente a este nuevo club?

 

Lógicamente el BM Valladolid siempre va a estar en una parte importante de nuestro corazón. Ahora, hay que ver la realidad, un grupo de personas que dieron un paso al frente para que la ciudad tuviera un equipo en una categoría lo más alta posible y que pudiéramos seguir disfrutando de los pasos que vayamos dando como club. Ahí es labor nuestra ponérselo fácil, ilusionarles. Los precios de los abonos creo que son buenos y animar a la afición, pero sobre todo las razones para que vengan a apoyarnos debemos dárselas nosotros y que disfruten con un equipo entregado y luchador para que se animen.

 

Al final Valladolid sigue siendo una ciudad de balonmano, pase lo que pase.

 

Sí, yo creo que la tradición de la ciudad es de mucho trabajo, con muchos clubes implicados y que trabajan bien, con masa social detrás. Hay que seguir trabajando por todos y aumentar todo esto cada uno desde nuestra parcela para que eso siga así.

 

Otra de las claves es el posible ascenso. ¿Se puede ser Asobal en solo una temporada?

 

Es muy, muy complicado. No hay más que ver cómo se ha creado el club, las circunstancias para confeccionar la plantilla, completamente nueva, pese a que haya quienes ya tienen recorrido. También hay muchos que vienen de categorías inferiores, otros de otros sitios... Yo creo que lo principal es hacer un equipo, un bloque lo antes posible, algo que no es fácil. En la categoría de plata la mayoría de equipos apenas dan un par de retoques y nosotros hablamos de una totalmente nueva. A partir de ahí, hacer balonmano, pasarlo bien y que la gente disfrute, viendo dónde nos pone la clasificación. Estará todo igualado, si pierdes dos partidos vas abajo y al revés, así que poco a poco, que además tenemos un inicio duro. Se podrá valorar a mitad de año, pero diría que va a ser complicado.

 

Por soñar que no sea, en todo caso.

 

Hay que tener los pies en la tierra, ir poco a poco. Somos los novatos de la categoría y hay que ir con cautela, disfrutar de cada momento. Que se forme el equipo, una idea nueva e ir viendo cosas, sabiendo, repito, que somos los novatos y que hay que asentar el equipo antes de pensar en otra cosa.

 

Por último, ¿qué mensaje le transmitiría a algún dudoso para que fuera más optimista?

 

Sobre todo, que va a disfrutar con nosotros, va a ver un equipo que va a luchar muchísimo en el campo. Vamos a tener unas señas de identidad claras, con gente de Valladolid, y que va a luchar por la ciudad y por que el balonmano siga creciendo para mantener la llama viva de este deporte.