Tribuna mini Saltar publicidad
Cartel definitivo iberian file

MyWigo Valladolid le dedica al eterno '5' la victoria ante el Actel Força Lleida (72-68)

Óscar Alvarado se abre paso entre la defensa rival. A.MINGUEZA
Ver album

Los de Fisac marcaron diferencias en el segundo periodo y no vieron peligrar la victoria.

Ficha técnica:

 

MyWiGo Valladolid (72): Uriz (13), Rakocevic (16), Pino (0), Lucas (6) y Stobart (0) –quinteto  inicial- Montañez (12), Arranz (-), Astilleros (-), Martínez (5), Alvarado (2), De la Fuente (12) y Uclés (6).

 

Actel Força Lleida (68): Sevillano (3), Simeón (9), Múgica (11), Kahlig (4) y Guerra (12) –quinteto inicial- Rubin de Celis (0), Kaufmanis (3), Triginer (-), Sutina (9), Fakuade (17) y Kaldreaye (0)

 

Parciales: (17-20) (26-23) (16-8) (13-17)

 

Árbitros: Quintas Álvarez y Martínez Prada.

 

Incidencias: Partido correspondiente a la 28ª jornada de Liga Adecco Oro disputado en el Polideportivo Pisuerga.

El MyWiGo Valladolid consiguió una sufrida victoria ante el Actel Força Lleida por (72-68), en un partido marcado por la emoción del homenaje a Lalo García. Los de Fisac suman su 5ª victoria consecutiva llegando así a la decimoctava del curso. Román Montañez fue el más valorado de su equipo con 17, seguido de De la Fuente y Rakocevic con 15 de valoración.

 

El encuentro entre el MyWiGo Valladolid y el Actel Força Lleida fue mucho más que un partido de liga. La cita sirvió para rendir homenaje al jugador más grande que ha pasado por la historia del Club Baloncesto Valladolid, el único que tiene su camiseta retirada y que preside el Polideportivo Pisuerga, el 5, Lalo García.

 

Con un quinteto morado formado por Uriz, Rakocevic, Pino, Lucas y Stobart, el partido comenzó con un triple de la genial muñeca del montenegrino, al que siguió una canasta de Javi Lucas para poner  un parcial de inicio de (5-0) a favor de los morados, que se mostraron decisivos en defensa y en ataque durante los instantes iniciales del partido, a lo que se sumó los fallos de los visitantes. Sin embargo, tampoco los de Porfi lograban irse en el marcador.

 

Poco a poco los de Joaquín Prado fueron entrando en el partido hasta llegar a dar la vuelta al electrónico a poco más de cuatro minutos para el final del cuarto (10-11). Se entró entonces en una batalla de triples por parte de ambos equipos, con acierto de Sutina para Lleida y de Uriz para Valladolid (13-16). Los minutos restantes del acto fueron testigos de una gran lucha por el balón, dejándose los dos conjuntos la piel, pero estando bastante desacertados, quizá con demasiada ansiedad de anotar. Cuando restaban 24 segundos, Fisac solicitó tiempo muerto para intentar revertir una situación que les mantenía por debajo en el luminoso. Una canasta de Montañez a menos de un segundo del final, acercó a los morados (17-20), y así terminó el primer periodo.

 

El segundo acto no empezó bien para los intereses pucelanos, pues los primeros en variar el marcador fueron los del Lleida con un triple (17-23). Con el paso de los minutos volvió la batalla de triples, y si Kaufmanis encestó desde los 6,75 según caía, lo propio hizo Montañez para mantener esa desventaja de 3 puntos. Antes de llegar a los 3 minutos cumplidos del segundo cuarto, Valladolid ya estaba solo un punto por debajo (28-29), y se colocó por encima con una canasta de Fede Uclés (30-29). Finalmente, y con la igualdad, como bandera, se llegó al descanso con el 43-43 en el luminoso.

 

No cambió la cosa en el tercer periodo, donde cada vez que uno marcaba una canasta, poco tiempo tardaba el otro en dar la réplica. Hasta que los últimos 10 minutos de partido empezaron con los vallisoletanos logrando una ventaja de 10 puntos tras una nueva canasta de Sergio de la Fuente (61-51).

 

El partido parecía encarrilado para los de Porfi, pero aún no había nada decidido, pues el Actel Força Lleida sumó seis puntos consecutivos reduciendo la ventaja local a la mitad (66-60). Eso obligó a Fisac de nuevo a pedir otro tiempo muerto para evitar que la victoria momentánea se escapara. A las indicaciones de Porfi se sumaron el empuje y el apoyo desde la grada para el quinteto morado en pista, que veía como los de Lérida cada vez estaban más cerca. Pero esos nervios se tornaron en aplausos cuando el MyWiGo volvió a coger oxígeno colocándose 6 por encima (70-64) a pocos minutos del final. El último minuto, al que se entró con ese resultado en el marcador, fue de infarto, con un toma y daca de tiempos muertos por parte de los dos entrenadores. Al final se impuso la pizarra de Porfi Fisac y la victoria se quedó en casa por (72-68).